La historia de Fuero y Del Castillo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La historia de Fuero y Del Castillo

COMPARTIR

···
menu-trigger

La historia de Fuero y Del Castillo

09/09/2019

Increíble, por decir lo menos, es la forma como Porfirio Muñoz Ledo pasó de ser un personaje que quiso reelegirse, violando los acuerdos en la Cámara de Diputados, a un prócer por desistir de dicha locura, y los mismos legisladores que lo tacharon de espurio le dijeran que era un gran demócrata. O como el propio Mario Delgado lo reconoció: era una agandalle que Morena quería hacerle a los panistas por el simple hecho de ser mayoría.

Pareciera que el honor, los valores y la ética son cosas del pasado.

Después de ver permanentemente que el actuar de legisladores y políticos en general no responde al honor ni a las grandes virtudes que deben tener los hombres públicos, que responden a intereses mezquinos de corto plazo, sin visión de Estado y con el único interés de lograr algo en el corto plazo, qué gran país sería el nuestro si los políticos pensaran y actuaran como los grandes hombres de la 1a, 2a y 3aT! Pues ahora, en la 4T, anteponen el interés particular o de grupos y partidos sobre el interés de la nación.

Leído lo anterior, les voy a recordar una historia de ¡cuando el honor y la palabra eran más importantes que la vida misma! Cuando nadie tenía “otros datos” ni se les “olvidaba” la ley. Cuando el deber ser era antes que cualquier interés.

Armando Fuentes Aguirre, Catón, en su libro La Otra Historia de México, nos ofrece una versión sobre el origen del fuero, la cual nos hace pensar sobre el honor y la ética.

El acontecimiento se remonta a las épocas de la Guerra de Reforma. El general Severo del Castillo, jefe del Estado Mayor de Maximiliano, cae preso por los juaristas y es condenado a muerte, encargando su ejecución al coronel Carlos Fuero.

El condenado le solicita a Fuero la presencia del padre Montes y del licenciado José María Vázquez, para confesarse y dictar testamento.

El coronel le responde: No hay necesidad de mandarlos llamar. Usted irá personalmente a arreglar sus asuntos y yo me quedaré en su lugar hasta que usted regrese.

Don Severo se quedó estupefacto. La muestra de confianza que le daba el joven coronel era extraordinaria.

-Pero, ¿qué garantía tienes de que regresaré para enfrentarme al pelotón de fusilamiento? -preguntó don Severo.

-Su palabra de honor, mi General -contestó Fuero.

-Ya la tienes -repuso Del Castillo.

La historia relatada por Catón da cuenta de un final ejemplar: el general Del Castillo cumplió su palabra: regresó en el plazo acordado para ser pasado por las armas.

El presidente Juárez, al enterarse del suceso, decidió premiar la honorabilidad de los personajes mediante el indulto al general Del Castillo y la suspensión de todo procedimiento contra el coronel Fuero.

Qué gran país seríamos si el ejemplo de Fuero y Del Castillo cundiera sobre nuestros hombres públicos, y la visión de Estado y de valores fuera como la de Benito Juárez, que entendió la grandeza aun entre sus enemigos. Volvamos a nuestra historia y a nuestros valores ¡que hicieron el gran país que somos!

Qué tal que el ministro Pérez Dayán ahora fue visto en la final del US Open. ¡Así como lo están leyendo! Como si los escándalos previos no le hubieran hecho mella o algo de consciencia. Baste recordar que fue uno de los protagonistas de la foto del papá de la novia, Juan Collado, quien hoy está en la cárcel. Antes fue visto en la fiesta “tú las traes” la noche del 15 de septiembre, en Las Vegas, en la que el Canelo Álvarez triunfó ante Golovkin. Leído lo anterior, a poco no les queda la duda de ¿quién le paga tanto viaje fifí? O ¿de dónde sale para tanta vida fifí?

Les conté la semana pasada que el gobierno de Claudia Sheinbaum ha cambiado las reglas de la licitación sin antes decir ni agua va. Bueno, pues hoy les puedo comentar que Pável Sosa anda diciendo que le otorgará esta licitación a Doppelmayr-Gami, aduciendo que, por economía de escala, conviene tener una sola tecnología de teleférico. Pareciera que lo que este funcionario desconoce es que en cualquier parte del mundo se otorga el contrato a la empresa que técnicamente cumple y presenta la oferta económica más baja en beneficio de los ciudadanos. Y no es por amarrar navajas, pero estos dos procesos son por mucho más de 40 casas blancas. En verdad, ¿esto es lo que quiere la 4T de la CDMX?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.