Una historia más negra que el petróleo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una historia más negra que el petróleo

COMPARTIR

···

Una historia más negra que el petróleo

11/02/2019
Actualización 11/02/2019 - 4:50

En la primera licitación con invitación restringida que hace la 4T en Pemex, para la construcción de unidades de plataformas marinas, a instalarse en la Sonda de Campeche, ya se sabía antes de la junta de aclaraciones que el paquete “A” era para Protexa y Eseasa. Así como lo está leyendo. La coincidencia es que en esta licitación, como en la de Marinsa, los ganadores NO tienen experiencia alguna.

Les cuento que después del triunfo de Morena en las pasadas elecciones, el empresario Reynaldo Santos, dueño de Eseasa, comenzó a tener reuniones con el equipo de transición de Pemex, encabezado por Miguel Ángel Lozada, para definir qué trabajos se le asignarían para iniciarse como fabricante de plataformas, aun sin tener la experiencia. Para resolver este pequeño detalle acordaron que se aliara con el Grupo Protexa, y a partir de allí comenzaron a elaborar los criterios de evaluación técnica mediante los cuales esta alianza resultara ganadora de al menos un contrato.

Para poder aterrizar este acuerdo se solicitó en las bases como experiencia en fabricación de plataformas para poder participar en este proceso, el haber construido al menos tres plataformas en los últimos 15 años, ¿por qué tres y 15 quince años? Porque esa es la experiencia que podría demostrar Protexa, que tiene más de 10 años de haberse retirado del negocio de fabricación de plataformas. ¿Cómo ven?

Reynaldo Santos, quien hizo su fortuna rentando grúas para el segundo piso, falleció a fines del año pasado, pero el compromiso se mantuvo.

Para terminar de cuadrar la ecuación, Miguel Ángel Lozada, ya con el proceso de contratación en marcha, nombró a René Puerto, quien era el gerente de finanzas de Protexa en Ciudad del Carmen, encargado de la Subdirección de Servicios a la Explotación. ¡Quihúboles! Sería el “tú las traes” del área encargada de realizar la evaluación técnica de las propuestas de los Paquetes A y B y la posterior supervisión de los trabajos; sí, supervisaría a la misma empresa para la que estaba contratado antes de entrar a Pemex. ¿Y el conflicto de interés, apá?

Además, se dieron el lujo de NO considerar las ofertas presentadas por el consorcio Carso/Sapura, quesque porque no se habían cargado en el sistema SISCeP, que es el medio electrónico controlado, CASUALMENTE, por el área de procura de Pemex.

Finalmente, en el paquete “A” todas las ofertas recibidas fueron calificadas como que no cumplían técnicamente, y pues ganó Protexa/Eseasa.

En este proceso fueron eliminados Commsa/Micoperi, que presentaron una oferta 80 mdd más económica en el Paquete A y fueron descalificados a pesar de su amplia experiencia demostrada en las fases previas. Arendal/Ica también fueron descalificados en el Paquete B por la falta de documentación que pudo haber sido requerida mediante una subsanación. Y a Diavaz/McDermott, porque se pasó del monto máximo.

Seguimos esperando que Pemex nos informe que ya le quitó a Marinsa el contrato que le acaban de adjudicar. Pues aparte de NO tener experiencia en contratos de operación de pozos marinos llave en mano, le agarraron infraganti un barco vendiendo huachicol. ¿O será que el director de Pemex se atreverá a desafiar al presidente AMLO y mantendrá un contrato con una empresa que está del lado de los malos?

Qué les cuento, que los pasajeros del vuelo 316 de Delta, Atlanta-CDMX, se quedaron helados el lunes pasado al ver a Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, pues pensaron ¡vino al Super Bowl! Pero no, Santiago venía en turista regresando de Boston, pues estuvo en Harvard Kennedy School hablando sobre la necesidad del nuevo gobierno de cambiar el enfoque del combate a la violencia y la inseguridad. Dijo que la anterior administración abatió o detuvo a 116 objetivos de 122, pero no logró disminuir la violencia. Por ello, el enfoque de la 4T implica: 1) lograr el congelamiento de cuentas y, en su momento, el decomiso de los bienes e instrumentos del delito provenientes de la delincuencia organizada; 2) recomponer el tejido social vía programas de asistencia y de desarrollo económico; 3) dar seguimiento a las denuncias ante la FGR, como coadyuvante, en todos los casos de lavado de dinero relacionados con corrupción, trata de personas y robo de hidrocarburos. ¡Marinsa, Pemex, les hablan!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.