¿Y si Andrés está pensando en otra cosa?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Y si Andrés está pensando en otra cosa?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Y si Andrés está pensando en otra cosa?

02/08/2019
Actualización 02/08/2019 - 11:00

Ya que hizo su numerito Manuel Bartlett al enredar al presidente AMLO en toda una escaramuza con las empresas transportistas del gas, no sólo generando un escenario de incertidumbre para la inversión, sino también complicando la relación con nuestros socios comerciales más importantes, dígase Estados Unidos y Canadá, imagínese usted que nos demos cuenta que en realidad Andrés está pensando en otra cosa. Me explico…

De entrada, don Manuel ya logró crear un nuevo riesgo. Así como el riesgo México, entre los analistas ya ahora existe el “Factor Bartlett” (FB), que ya no es que se caiga el sistema electoral, sino que se caiga la inversión o que cada que aparezca en la ecuación debamos deflacionar los cálculos. Con decirles que, el “FB” logró sentar al mismísimo Carlos Slim en la mesa, a los americanos de IEnova y Sempra, a los canadienses de TC Energía y a los del fondo suizo Partners Group de Fermaca. ¡Un coctel molotov a nivel internacional!

Leído lo anterior, imagínese que AMLO nos sorprenda sacando una jugada de triple banda. ¡NO, no estoy loca! Lean lo siguiente:

De entrada, Andrés mata el “FB”. Sí, al Factor Bartlett, y lo convierte en niño héroe, tipo Agustín Melgar, al hacerlo desistir de los arbitrajes, pues es OBVIO que perderemos de todas, todas. Pues su supuesto nacionalismo mal entendido nos costará carísimo. Pero con la guía de Andrés puede lograr bajar las sanciones y conseguir 1,000 mm, nada despreciables.

Acto seguido, y sin necesidad de cambiar la Constitución y menos alguna ley, se sienta con los texanos para no sólo comprarles el gas natural que tienen (CFE es el principal consumidor), sino hacerlos nuestros socios estratégicos para que, vía sus ductos, surtan gas al sureste mexicano y a Centroamérica, y soñando un poco más, hasta los podríamos ayudar a exportarlo hacia Asia. ¡Así como lo están leyendo! Miren, en Texas el gas cuesta 2.65 dólares por millones de btu (y ha llegado a tener valores negativos de -0.60 centavos de dólar), en Europa cuesta cerca de 5 dólares y en Asia casi 12. ¡Vaya negociazo! Ojo, de acuerdo con un estudio de Oxford Energy Institute, para 2020 la ruta vía el Canal de Panamá de los buque tanque estará literal saturada, así pues, desde Oaxaca podrían sacar ese gas haciendo una central. ¡Quihúboles! Y así como lo están leyendo, Andrés además estaría sentándose, literal, en la sala de Trump, pues lograría que los Texanos nos defendieran a capa y espada en las negociaciones. Baste decir que el comercio entre México y Texas equivale al comercio entre Japón y todo EU.

Así como en su momento el TLCAN trajo prosperidad al norte y al Bajío con la llegada de la industria automotriz, ahora en la era TMEC puede ser el gas el que lleve esa prosperidad y crecimiento al sur de México. No podemos negar que AMLO, desde que fue electo presidente, ha actuado como hombre de Estado en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio. Eso sí, según mis fuentes, la única condición sine qua non que el góber texano, Greg Abbott, nos pondría es que los interlocutores de la 4T hablen inglés (mensaje cero subliminal, sino directo para Nahle y los de Pemex).

Así pues, paradójicamente el éxito o mejor dicho una salida digna para Bartlett es la panacea para México, ya que cambiaría el clima de negocios y el presidente lograría pasar a la historia como un GRAN transformador.

El secretario Arturo Herrera está juntando a Economía de Graciela Márquez, a Banxico con Gerardo Esquivel y van por la banca de desarrollo: Nafin y Bancomext. Y esta tecnocracia morenista tarde que temprano chocará con Nahle y Bartlett, pues sus ocurrencias distorsionan el Presupuesto, y salvo la secretaria del ramo, NADIE más afirma que la refinería estará a tiempo y menos aún que costara lo que dice. Es más, ya el presidente en varias ocasiones la ha reprendido diciéndole: “Rocío, otra vez tus números no cuadran”. Ah, y Pemex sigue sin presentar un plan coherente.

Luego entonces, ¿alguien duda que Andrés esté pensando algo diferente?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.