Ya salió el peine… la culpa es de Di Costanzo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ya salió el peine… la culpa es de Di Costanzo

COMPARTIR

···

Ya salió el peine… la culpa es de Di Costanzo

21/11/2018
Actualización 21/11/2018 - 13:06

La historia de Di Costanzo es lamentable, me dicen al interior del círculo cercano de AMLO. Así pues y sin más preámbulos comencemos con el clásico: Había una vez…

Placeholder block

Un personaje que siempre fue menor y que trabajaba en el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas en el Congreso, y sus jefes eran Los Chuchos, sí, Zambrano y Ortega –los mismos que acabaron con el PRD al aliarse con EPN en el Pacto por México, como lo pronosticó Marcelo Ebrard hace seis años–, pero bueno, esa es ooootra historia, como diría la nana Goya.

Nunca lo ascendieron porque no les gustaba que fuera tan protagónico y que tiro por viaje quisiera escandalizar en la prensa. Justo en esos entonces es que aparece Adalberto Palma, quien lo rescata en medio del debate del Fobaproa y se lo lleva a Ramírez de la O, para que lo ocupara en la campaña de AMLO. Hasta donde se sabe, Ramírez de la O siempre se arrepintió de haberle dado entrada al proyecto de Ya Saben Quién. Más aún cuando, en 2007, no había nadie que aceptara el puesto de secretario de Hacienda del gobierno legítimo.

Así pues, y tal cual lo va a leer, “como no había nadie”, AMLO lo aceptó y le dio su apoyo, hasta el punto de que en la primera oportunidad lo hizo diputado, ¡quihúboles!

Sin embargo, dicen, este personaje No se conformó Ni estuvo contento con su puesto y apoyo, por lo que lo traiciona... filtrándole cosas a Luis Videgaray, y eso se vio claro cuando lo premiaron con el puesto de la Condusef. ¡Así de fuerte!

Nadie en el equipo de AMLO que conoce lo que pasó en esos años tiene la menor confianza en Di Constanzo, y, por el contrario, no lo quieren ahí. Sin embargo, Adalberto Palma se sabe que lo ha querido defender con un par de nominados para el gabinete de AMLO, explicándoles que Di Constanzo se fue con Videgaray porque “tenía hambre”, ¿ustedes le creen? Sí, así como a Madrazo, ¡yo no! Leído lo anterior, les pido que llamen a la Junta de Gobierno de la ABM, al Comité Directivo:

Presidente Marcos Martínez, de Santander, y los cuatro vicepresidentes: Carlos Rojo, de Banorte; Enrique Zorrilla, de Scotiabank; Eduardo Osuna, de BBVA, y Emilio Romano, de Bank of America, ¿ya están presentes? Continuamos…

Me dicen que ahora que salieron las cifras sobre las comisiones de los bancos, se sospecha que fue Di Constanzo quien lo hizo, animado por alguien en el equipo de AMLO que quiere ver si con eso le reconocen algo, cuando las cifras están mal, según los propios bancos. Pero, de ser ciertas, ¿por qué no las sacó Di Constanzo cuando su dueño, ah no, perdón, su jefe Luis Videgaray era el secretario de Hacienda? Por último, ¿Ricardo Monreal fue sólo el vehículo o lo está ayudando?

Placeholder block

Qué tal que Mota-Engil México, a cargo de João Parreira, logró colocar unos Certificados Bursátiles Fiduciarios de Proyectos de Inversión (Cerpi) en la BMV, de Jaime Ruiz Sacristán, a través de su filial Administradora para el Desarrollo MEM, por 3 mmdp. Una supernoticia, pues como han estado las cosas, este anuncio nos genera un gran respiro, ya que reflejó confianza por el país y, obvio, esta empresa. Ahora este grupo empresarial podrá realizar inversiones de manera directa en sectores de infraestructura, energía y turismo, mismos que detonarán inversiones por 6 mmdp durante la cuarta transformación que encabeza AMLO.

Lo que a continuación les platicaré no es política ficción, sino lo que sucedió la semana pasada en el ITAM en una conferencia de la Fundación Tallberg.

Primer acto: El expresidente Salinas de Gortari, el orador, le reclama a Gabriela Cuevas el ya no cobrar pensión.

Segundo acto: Ésta se defiende, trata de zafarse diciendo que no votó.

Tercer acto: CSG la cuestiona diciéndole: “¿Cómo?”

Cuarto acto: La Cuevas, hoy legisladora por Morena, termina confesando que No sabía si había votado porque ha estado viajando mucho. ¿Cómo les quedó el ojo?

Placeholder block

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.