México le toca la puerta a China
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México le toca la puerta a China

COMPARTIR

···
menu-trigger

México le toca la puerta a China

26/09/2019
Actualización 27/09/2019 - 15:38

El secretario de Turismo Miguel Torruco Marqués, acaba de regresar de Beijing, China. Estuvo ahí del 18 al 23 de septiembre para iniciar un programa de promoción que él llama Operación Toca Puertas (OTP). De alguna forma, OTP sustituye algunas de las funciones del desaparecido Consejo de Promoción Turística de México, el CPTM. Dice el secretario que este programa lo llevó a cabo con éxito en la Ciudad de México, cuando fue el titular de Turismo en la capital del país. Se trata de “dar tiros de precisión en mercados específicos”.

En el caso del mercado chino hay varios retos inmediatos que hay que enfrentar, entre ellos, la poca conectividad aérea con México y la necesidad de visado para que los turistas chinos vengan a nuestro país. A eso agreguemos que los proveedores de servicio en México, entiéndase hoteles, restaurantes, guías y transportistas, no están todavía plenamente capacitados para satisfacer al turista chino. Hace falta que hablen su idioma, y entiendan las diferencias en el servicio que requiere un chino en comparación con turistas de otros orígenes.

La idea es replicar este programa en destinos que tienen conectividad directa hacia México, como es el caso de Estambul, en donde Turkish Airlines acaba de inaugurar su vuelo directo a nuestro país, y Dubai, que empieza su frecuencia a través de la aerolínea Emirates en el mes de diciembre. OTP también incluirá destinos más remotos como India, pero que pueden ser fácilmente conectados a través del vuelo de Turkish. También planea incluir a ciudades de Estados Unidos este mismo año.

Torruco tuvo citas con el ministro de Cultura y Turismo de China, así como con tour operadores mayoristas que ya traen viajeros a México. Se acompañó de algunos secretarios y directores de turismo estatales, así como de empresas tour operadores del interior del país. Los estados que participaron fueron Nuevo León, Chihuahua, Baja California Sur, Querétaro, Yucatán, San Luis Potosí, Veracruz y CDMX.

Los tour operadores mexicanos y los secretarios y directores de turismo tuvieron dos largas jornadas de trabajo: la primera con agencias de viajes emisivas de Beijing a las que mostraron los atractivos del país, y la segunda fue un seminario, en donde la delegación mexicana recibió capacitación de parte de las plataformas electrónicas de viajes más importantes de China como Ctrip.

El programa tiene todavía mucho por mejorar en su organización. Para empezar, tiene que planearse con mayor tiempo de anticipación, no como en esta convocatoria, que se giró a los estados de la república apenas 10 días antes del viaje. Para hacer promoción de México en China hay que llevar producto especializado y además presentado en su idioma, el mandarín.

Adicionalmente, la selección de los tour operadores chinos que participaron en la jornada de intercambios comerciales en Beijing, pudo haberse hecho con mucha mayor pulcritud. Varios de los presentes no eran prospectos de importancia para la delegación mexicana.

Tampoco hubo un sistema de citas preestablecidas, lo que normalmente incrementa el éxito en un evento de este tipo, pues los que ofrecen servicios ya saben con cuántas empresas se van a entrevistar.

Por otro lado, dada la complejidad del mercado chino, este primer viaje de la OTP fue un buen punto de partida, ya que abrió los ojos a los funcionares y empresarios turísticos, de la necesidad de capacitar a los proveedores locales en México y especializarse en el servicio al chino, si es que se quiere tener éxito en este importantísimo mercado. También sirvió este viaje para iniciar un proceso formal de relaciones con personas clave en dicho país, dadas las reuniones que tuvo el secretario federal y algunos de los secretarios estatales.

Si la OTP llega a ser exitosa, solo el tiempo lo dirá; no hay forma de medir el éxito de la iniciativa, ya que los resultados de estos eventos de promoción se concretan después de varios meses de gestiones y de contacto con los tour operadores emisivos.

La problemática es que hay una curva de aprendizaje que tomará tiempo superar. Fue decisión del Ejecutivo federal transferir las funciones de promoción del CPTM a las embajadas, decisión valiosa en términos de optimizar recursos y evitar la duplicidad de funciones. Pero las embajadas no están todavía capacitadas para entender los pormenores de la promoción turística. Para un evento como la OTP, debieron invitarse operadores mayoristas más relevantes en vez de agencia de viajes. La Sectur, en conjunto con la SRE, tiene que hacer esfuerzos más veloces en capacitar a las embajadas, si planea que sean ellas las que realicen las funciones del desaparecido CPTM en el exterior.

Hay gente muy valiosa que se dejó ir en el CPTM que bien pudo liderar la promoción turística desde las embajadas. Es urgente que el personal a cargo esté plenamente capacitado, que entienda cómo funciona la promoción turística y hable el idioma de la industria.

Si no se toman acciones inmediatas, la austeridad nos va a salir muy cara.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.