Crecimiento para 2020
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crecimiento para 2020

COMPARTIR

···

Crecimiento para 2020

11/09/2019
Actualización 11/09/2019 - 12:06

Ayer revisamos por qué la estimación de producción de petróleo parece demasiado optimista, y se corre el riesgo de esperar ingresos petroleros que jamás ocurrirán. Esto implica que los ingresos del gobierno descansarán más en los ingresos tributarios (es decir, impuestos). Pero los ciudadanos y empresas pagamos impuestos conforme producimos y gastamos, de forma que si esa producción y gasto de personas y negocios no crece, los impuestos tampoco. Por eso la estimación de crecimiento económico es importante.

En el documento de Criterios, Hacienda reduce su estimación de crecimiento para este año a un rango de 0.6 a 1.2 por ciento, que se encuentra por encima de las encuestas de especialistas de Banco de México, Banamex y Bloomberg. Para que no se vea feo, incluyen en su tablita la estimación del FMI y la OCDE, que son relativamente antiguas. Al mes de junio, como usted sabe, el crecimiento contra 2018 es de cero, de forma que para llegar al punto medio del intervalo de Hacienda habría que crecer al 2 por ciento en la segunda parte del año. Ya llevamos dos meses de ese semestre, y no parece que haya un crecimiento importante. Hoy se publicó el índice de actividad industrial a julio, que es útil para ver qué ha pasado con construcción que es, junto con la producción de petróleo, la causa principal de mal desempeño del sector secundario. Ya se publicaron los datos de producción automotriz de agosto, y fueron bastante malos: la producción cayó en -10 por ciento y las exportaciones en -13 por ciento.

Si la estimación para este año, del que tenemos datos ya de la mitad, es incorrecta, no hay razón para creer que las proyecciones para 2020 son mejores, o para el resto del periodo que se incluye en los Criterios, hasta 2025. Para el próximo año, Hacienda estima que el crecimiento será de 2 por ciento, que está por encima de todas las proyecciones de su tablita. Los especialistas encuestados por Banco de México y Banamex esperan 1.4 por ciento; los de Bloomberg, 1.6 por ciento; apenas la OCDE espera 2 por ciento (pero recuerde que en esa agencia traen 1.6 por ciento para 2019).

Es curioso que Hacienda suponga que para 2020 creceremos más que Estados Unidos, para los que estiman 1.8 por ciento en ese año. No sería nada raro, si no fuera porque en este año el único crecimiento que tenemos proviene precisamente de exportaciones y de consumo privado. Sin ese jalón de parte del mercado exterior, estaríamos claramente en números rojos. Para crecer más que el cliente principal, necesitaríamos que hubiera un repunte en inversión, pero no se percibe cómo ocurriría eso. El gobierno va a reducir la inversión pública en 5 por ciento, de 670 a 635 mil millones de pesos, y la iniciativa privada no parece que vaya a invertir mucho más que en este año, que ha sido muy malo en este rubro.

Por todo ello, crecer 2 por ciento en 2020 no parece muy probable. Las estimaciones de crecimiento de 2.3 a 2.7 por ciento entre 2021 y 2024 son igualmente dudosas. Sin embargo, Hacienda afirma que todavía podemos crecer más que eso, aplicando un conjunto de medidas que aparecen en la última sección del documento.

Las acciones que se proponen en los Criterios para impulsar el crecimiento son una mala broma: eliminar la corrupción (hermosa frase, sin contenido ni forma clara de medirse), mejorar la infraestructura (con los proyectos que usted ya conoce: Dos Bocas, Santa Lucía, Tren Maya), reducir la pobreza (con atención de salud y educación, como ya es evidente), revertir el estancamiento de los factores productivos (con Nafin y Jóvenes Construyendo el Futuro, imagínese), y con política industrial (donde listan los proyectos de inversión privada ya en proceso). Todas ellas están ya en marcha, y han causado que pasemos de crecer 2.5 por ciento a cero. Si las dejan de aplicar, tal vez las cosas pudieran mejorar un poco.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.