No va a dar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No va a dar

COMPARTIR

···

No va a dar

10/09/2019
Actualización 10/09/2019 - 10:56

En una primera revisión de los Criterios Generales de Política Económica para 2020, que es el documento que establece el marco de referencia con el cual se definen ingresos y presupuesto, veíamos ayer que las cifras son optimistas, especialmente en lo referido a producción de petróleo y crecimiento económico. Aunque en este segundo tema Hacienda reconoce que jamás llegará al 4 por ciento que había prometido el actual Presidente, sus cifras siguen estando en el lado optimista, pero eso lo platicaremos después. Hoy permítame profundizar un poco en el asunto petrolero, que creo que será la gran tragedia de la actual administración.

En las cuentas para este 2019, el gobierno supuso que podrían producir 1.85 millones de barriles diarios (mbd). Llevamos un promedio de 1.67 mbd. Ahora, para 2020, piensan que podemos llegar a 1.95 mbd, y creen que este año cerrará en 1.73 mbd. Son cifras más optimistas que las del Paquete Económico del año pasado, que no se cumplieron. No hay razón para esperar que se cumplan ahora.

Tenemos en México 200 campos que producen petróleo. En cuatro de ellos se obtiene la mitad de producción de crudo (Ku, Maloob, Zaap y Ayatsil) y si sumamos otros cuatro (Onel, Xux, Akal y Homol) llegamos al 62.5 por ciento del total. Hay otros 17 campos que permiten alcanzar el 80 por ciento de la producción, y con otros 23 llegamos al 90 por ciento. Es decir, la producción está claramente concentrada, de forma que no es necesario revisar los 200 campos para tener una idea razonable de lo que puede ocurrir. Hay, por ejemplo, 97 campos que producen menos de mil barriles al día.

De los cuatro campos más productivos, sólo Ayatsil está creciendo. Los otros tres, KMZ, sin embargo, son los grandes y aportan 45 por ciento del total. Es muy probable que Ayatsil sustituya a Ku muy pronto, porque este viene cayendo desde hace tiempo. El máximo de producción en Ku se alcanzó en 2008, con 364 mil barriles al día, pero en 2019 promedia 78 mil 500. Los otros dos campos del activo, Maloob y Zaap, también parecen estar claramente en declinación. Zaap tuvo su máximo en 2014, con 306 mil barriles diarios, y en este año promedia 20 mil menos. Maloob tuvo un máximo en 2018, así que podría uno esperar que se recupere, pasando de los 395 mil barriles de hoy a los 430 mil de ese máximo. Ayatsil produce 76 mil barriles, y es posible esperar otros 20 mil más.

De los cuatro que siguen, Akal es el espejismo de Cantarell. Llegó a producir más de 2 millones de barriles diarios en 2004, pero en 2019 promedia 43 mil, y no espere usted más de él. De los otros tres, Homol y Xux ya pasaron su máximo. El primero en 2015, con 56 mil barriles, y el segundo en 2016, con 72 mil. Ahora producen 45 y 54 mil, respectivamente. Finalmente, Onel, el otro que crece, anda en 66 mil, y podría producir otros 10 mil adicionales en este año.

La suma de los otros 192 campos ha caído, en promedio, 114 mil barriles diarios cada año, con inversiones notoriamente superiores a las que hoy se destinan a ellos. No existe razón alguna para suponer que de pronto produzcan más. Esa caída es superior a los 30 o 40 mil barriles que podrían aportar los dos campos que crecen, de entre los ocho grandes.

Una estimación razonable sería hablar de 1.65 mbd para este año y el siguiente (gracias a la producción de privados, producto de la reforma energética). Esto significa 300 mil barriles menos de los imaginados para el Presupuesto. Es decir, los ingresos petroleros serán 15 por ciento inferiores a lo estimado, 150 mil millones de pesos que no existirán. Si de por sí el Presupuesto es miserable para 2020, cuando haya que restar ese error, va a ponerse complicado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.