Primero sueño
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Primero sueño

COMPARTIR

···

Primero sueño

30/08/2019
Actualización 30/08/2019 - 14:09

Este domingo es 1 de septiembre, fecha en que el Presidente debe entregar su Primer Informe de Gobierno al Congreso. La Constitución no establece que deba acudir personalmente al recinto y dirigir un discurso, pero esa fue la tradición hasta 2006, cuando los seguidores del actual Presidente impidieron que el de entonces, Vicente Fox, acudiera a rendir personalmente el Sexto Informe de su administración.

Desde entonces, ningún presidente ha podido asistir al Congreso, salvo para la llegada y salida de la presidencia. Siempre, debido a los seguidores de López Obrador. Por esa razón, suponíamos que ahora que él es Presidente, podríamos recuperar una tradición que proviene de Estados Unidos, y ahí sigue al día de hoy, 243 años después de instituida.

Pero no, ignoro si para evitar que se le pague con la misma moneda, o para continuar su cuento de cercanía con el pueblo y desprecio a las instituciones, López Obrador no acudirá al Congreso este domingo. Enviará algún documento, tal vez con el mismo respeto por la ley que mostró con el Plan Nacional de Desarrollo, y hará algún evento público, que será difícil de distinguir de las mañaneras.

En realidad, poco importa, porque no hay mucho que informar, o más bien, habría mucho, si existiese algún respeto por la verdad, pero no ha sido el caso en lo que va de la administración. Podría el Presidente, por ejemplo, presentar información detallada de Jóvenes Construyendo el Futuro, que eliminase las dudas que le presenté en la semana, siguiendo la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción. Podría presentar los mapas de los lugares donde han sembrado los millones de árboles que anuncia en su spot. Podría explicarnos la situación real del abasto de medicinas y material de salud, de la entrega de libros de texto al inicio del ciclo escolar, los datos exactos de reparto de recursos a personas de la tercera edad.

También podría informar de los resultados de su estrategia energética: cuánto más producen de petróleo, cuánto de gasolinas, cuánto se redujo el robo de combustibles, cómo operarán las subastas para renovables, cómo es que el affaire de los gasoductos acabó costando casi mil millones de dólares más de lo original, sin contar con la pérdida de confiabilidad del gobierno para inversionistas.

Otro tema que nos gustaría ver en el Informe es el desempeño de la economía. ¿Por qué cree el Presidente que pasamos de un crecimiento de 2.5 por ciento anual a cero? ¿Cómo piensa revertir ese proceso? ¿Tiene ya alguna idea del costo fiscal de esa diferencia en crecimiento? ¿Cómo compensarán la menor recaudación? Y ya entrados en este asunto económico, podría informar cómo espera enfrentar una recesión externa, que es probable, si el fondo que se construía para ello ya fue utilizado, al menos en la mitad, durante este año.

Indudablemente, nos gustaría ser informados, seriamente, del tema migratorio. Al menos esta columna querría saber cuál será la política para quienes llegan a México, y para quienes salen de aquí rumbo a Estados Unidos. Que fuese claro si estamos sirviendo de tercer país seguro, o de policía migratoria para el vecino del norte.

Y, sin duda, el tema que más interesa a los mexicanos, y sobre el que exigimos información, es la seguridad. ¿Cuántos elementos tiene la Guardia Nacional? ¿Cómo piensan fortalecerla en los próximos años? ¿Cuáles han sido los resultados hasta hoy, y cómo piensa medirse su efectividad en el futuro? ¿En qué quedaron los conflictos con la Policía Federal?

Es decir, hay muchos temas que podrían aclararse, datos que deben ser confirmados, políticas que hay que evaluar. Pero si el Presidente ha mentido al respecto, de manera consistente, durante todas y cada una de sus conferencias mañaneras por nueve meses, sería absurdo esperar que hoy hiciera algo diferente. Es, sin duda, un sueño.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.