Salarios
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Salarios

COMPARTIR

···

Salarios

16/05/2019

Hoy se publica la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo para el primer trimestre de 2019. Será una fuente de información de gran importancia para evaluar la política que, hasta el momento, parece ser la mejor del nuevo gobierno. Me refiero al incremento del salario real, que se ha impulsado con un incremento importante al salario mínimo (que ya había ocurrido desde el año anterior), e incluso al doble en algunos municipios de la frontera.

Esta columna había propuesto, hace tres años, precisamente duplicar el mínimo, considerando que la mayor parte de los trabajadores formales ganaba entonces por encima de dos salarios mínimos. No habría efecto en la economía formal, y si se hacía con cuidado, podía no impactar tampoco la inflación. Por ejemplo, no realizando un incremento porcentual, sino un ajuste en monetario, o incluso cambiando la denominación del salario.

La parte complicada es que dos tercios de quienes trabajan en México lo hacen sin prestaciones de seguridad social, ya sea porque trabajan por su cuenta, son comisionistas o son informales. De acuerdo con INEGI, los informales al cierre de 2018 sumaban 30.5 millones de personas, frente a 23.5 millones de formales (aunque no todos tengan prestaciones completas). Para esos poco más de 30 millones, el valor del salario mínimo es irrelevante. Si su contratación está al margen de las leyes (impuestos, seguridad social, salud), no existe razón para que se respete el salario mínimo, ni siquiera como referencia. Varios economistas afirman que si el sector formal incrementa los salarios, habrá un efecto sobre la informalidad en el mismo sentido. Eso es precisamente lo que podremos verificar con la ENOE publicada hoy.

De hecho, ya se puede tener alguna referencia con las encuestas de 2018, de forma que puedo comparar el cuarto trimestre de 2017 con el de 2018. En ese lapso, el salario mínimo subió 10%, el primer aumento realmente grande en décadas. El de este año fue de 16%, todavía mayor. Bueno, entre el cuarto trimestre de 2017 y el cuarto de 2018, la formalidad creció ligeramente, de 43 a 43.4%. Los ingresos, sin embargo, se contrajeron.

La población ocupada pasó de tener un ingreso promedio de 3.12 salarios mínimos (SM) a 3.09. Este cálculo lo hago omitiendo a quienes no especificaron su ingreso, a pesar de que la proporción es elevadísima, y ya en otras ocasiones explicamos que parece deberse a un tema de seguridad, y por lo tanto son los de más ingresos los que no responden. La población que está en informalidad, en cualquier clasificación, pasó de 1.52 a 1.49 SM. Los clasificados como sector informal pasaron de 1.69 a 1.64 SM; aquellos que se clasifican fuera del sector, en el ámbito no agropecuario, pasaron de 1.71 a 1.67 SM, y los del ámbito agropecuario (que es agricultura de autoconsumo, en su mayoría), pasó de 0.9 a 0.85 SM.

Si incluyo en el cálculo a quienes no especificaron ingreso, en el nivel más alto, no hay cambio en las comparaciones, en todos los casos hay una caída en el ingreso promedio de las personas. Un fenómeno interesante es que, en la economía formal, los niveles de ingreso que más crecen en número de personas son los que ganan menos de dos salarios mínimos, mientras que los de ingresos más altos no cambian mucho. En la economía informal, en cambio, hay una contracción en el número de personas en ingresos más elevados, y un incremento sólo en el grupo que gana menos de un salario mínimo.

Esto parece indicar que el incremento del mínimo en 2018, por 10%, no provocó un ingreso más alto de la población, especialmente en quienes viven en la economía informal. La ENOE de hoy aportará información acerca del impacto del aumento de 16% de este año. Ya lo platicaremos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.