Sí es recesión
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sí es recesión

COMPARTIR

···

Sí es recesión

16/07/2019
Actualización 16/07/2019 - 9:51

El viernes se publicó el comportamiento de la industria mexicana al mes de mayo. El dato fue significativamente peor de lo esperado. Con datos desestacionalizados, la actividad industrial total cayó -3.1 por ciento frente a mayo de 2018. Esto, debido a una contracción en minería de -9 por ciento, otro tanto igual en construcción, un crecimiento muy pequeño en manufacturas (0.4 por ciento) y uno un poco mejor en electricidad, gas y agua, 1.6 por ciento.

La información parcial que tenemos de junio es peor. En producción de petróleo, según una presentación del director de Pemex en alguna de las mañaneras, podemos esperar que la contracción en junio sea un poco menor, -8 por ciento. En manufacturas, tenemos el dato de producción de vehículos: mientras en mayo se había contraído -1.5 por ciento, en junio lo hizo -4.5 por ciento. De construcción, sólo tengo información anecdótica: me dicen que es el peor mes en mucho tiempo. No se puede confiar en esa información, obviamente, por ser sólo un dicho, pero además porque en Ciudad de México se suma al aletargamiento económico una decisión administrativa de parar todas las construcciones grandes. Por otra parte, en junio se perdieron empleos, de forma que desde el inicio de esta administración (diciembre) llevamos casi 90 mil puestos de trabajo desaparecidos.

Mayo es el octavo mes consecutivo de caída (en términos anuales) de la industria. Junio será el noveno, considerando lo que hemos visto. Estas caídas no podrán ser compensadas por completo con la actividad en servicios, porque ahí también hemos tenido desaceleración. El consumo (comercio) ronda 1 por ciento de crecimiento anual, y las otras dos grandes actividades, comunicaciones y servicios financieros, se han desacelerado mes a mes. En abril, la primera apenas creció 0.3 por ciento, y financieros, inmobiliarios y seguros, 1.1 por ciento. Los datos de ventas de autoservicios en junio son menos buenos que en mayo, por cierto.

Con estos datos, el segundo trimestre del año reportará una contracción de cerca de -0.5 por ciento contra el trimestre anterior, superando la caída de los primeros tres meses del año, y cumpliendo la regla informal que define una recesión en los medios de comunicación: dos trimestres de contracción. En comparación anual, el primer semestre de 2019 tendrá un crecimiento muy cercano a cero, comparado con el primero de 2018, haciendo muy improbable que el crecimiento de todo el año supere medio punto porcentual.

El asunto es que no se ve cómo podría recuperarse el ritmo, si el consumo está caído (por falta de confianza no se compran bienes duraderos), la inversión espantada, y el gasto en manos de un gobierno sin dinero y sin capacidad para gastarlo. Algunos creen que reduciendo la tasa de interés podría crecerse más, pero sin confianza, no importa mucho el nivel de la tasa.

Nos quedan las exportaciones, que no van mal en algunos rubros. Especialmente equipo electrónico, pero vehículos ya no crece. Aquí también hay quien piensa que una menor tasa de interés, que provocaría un peso más débil, ayudaría a exportar. Lo dudo, porque las decisiones de las empresas consideran muchos factores que un peso débil no resuelve, incluyendo abasto de energía, garantías sobre la inversión, transformación tecnológica, y sin duda el entorno estadounidense, nuestro principal cliente. Dependeremos entonces de los requerimientos de esa economía, que esperamos no sufra un estancamiento, o peor, una recesión, durante 2020.

Por donde lo vea, la situación económica está mal. Insisto en lo que hemos comentado desde inicios de año, no es una crisis como la de 1995 o la de 2009, pero no está bien. Hemos pasado de crecer 2.4 por ciento anual, que era poco, a crecer cero, que es menos. Todo, por decisión propia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.