menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El empleo en tiempos de Covid-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

El empleo en tiempos de Covid-19

12/08/2020
Actualización 12/08/2020 - 9:02

"No hay razón para preocuparse. La ola de prosperidad continuará". Andrew Mellon, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, 1929.

El presidente de México ha anunciado su optimismo porque en el último mes se generaron 14 mil empleos formales, de acuerdo con los datos de inscripción del IMSS.

Pongamos esos datos en perspectiva. 14 mil personas son 0.014 por ciento de la población mayor de 15 años, o 0.024 por ciento de la población económicamente activa, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, instrumento estadístico referente nacional en materia de empleo. Además, es importante aclarar que el empleo formal no refleja las condiciones del empleo total en México. La mayoría de los empleados en México son informales.

En estos momentos, el Inegi no levanta la ENOE, por la imposibilidad de practicar encuestas en hogares bajo las circunstancias de la pandemia. En cambio, el Inegi está llevando a cabo la ETOE, que replica el mismo cuestionario que la ENOE por teléfono. Si bien los datos de ENOE y ETOE no son estrictamente comparables, nos dan un indicio de cuáles son las condiciones actuales de empleo.

La tasa de desempleo en México ha sido históricamente baja, porque el sector informal es un gigantesco núcleo de absorción de trabajadores en las crisis. Poca gente se declara abiertamente desempleada en las encuestas del Inegi, dado que en México no hay un seguro de desempleo que permita a las personas sobrevivir sin trabajar. Por lo tanto, nuestra tasa de desempleo no es un indicador útil (como lo es en Francia o en Estados Unidos) de las condiciones del empleo.

La medida más eficiente para entender las condiciones de empleo en México es la tasa de participación económica. A partir de ella, sabemos cual es el porcentaje de personas ocupadas dentro de la población en edad de trabajar. De acuerdo con la ENOE de junio de 2019, ese cociente era de 60.5 por ciento. Los números para la ETOE 2020 en abril, mayo y junio son 47.5, 47.4 y 53.1 por ciento.

En junio de 2019 había 58.3 millones de mexicanos trabajando y en junio de 2020 51.1, 7.2 millones de mexicanos menos que los que había hace un año. La caída en el empleo es de 12.3 por ciento, menor a la caída en el PIB, calculada por el Inegi en 21.6 por ciento de julio de 2019 a julio de 2020. Esos son los números de los que debería hablar el presidente López Obrador, y los que deberíamos seguir en los medios y la conversación cotidiana.

Nuestro mercado laboral estaba lejos de tener condiciones de pleno empleo. Hay mucha gente, principalmente mujeres, que desaparecen de estas estadísticas por el método de clasificación. Es la gente que forma parte de la Población No Económicamente Activa (PNEA), pero que está en edad de trabajar, y que está disponible. Estos trabajadores 'descorazonados' son gente que no sale a buscar un empleo porque está segura que no lo va a encontrar.

Si sumamos los datos de población desocupada abierta y trabajadores disponibles de la PNEA, en la ETOE de mayo de 2020 son 16 millones de personas. Ese es el número mínimo de empleos que hacen falta en México en estos tiempos.

¿Qué hace diferente a esta crisis? En crisis anteriores, el sector informal absorbía trabajadores, pero en 2020 también ha sido fuente de desocupación. La ENOE de junio de 2019 reflejaba una tasa de informalidad de 56.3 por ciento de los trabajadores de la Población Económicamente Activa (PEA). En abril, mayo y junio de 2020, la tasa de informalidad fue de 47.7, 51.8 y 53 por ciento, respectivamente.

Otra diferencia importante es que a los gobiernos no les ha llegado la crisis. El empleo en el sector público ha crecido. En junio de 2019, la ENOE reflejaba 5.2 millones de personas empleadas en la categoría llamada 'Gobierno y otros'. En junio de 2020 son 5.7 millones de personas, un aumento de 9 por ciento.

Esta es una crisis golpeadora de las empresas de todos los tamaños, pero la crisis no llegó al gobierno, el cual sigue cobrando impuestos y ejerce terrorismo fiscal, con consecuencias funestas para la recuperación económica. En 2017, el IMCO hizo una propuesta de reducir a cero el Impuesto sobre la Renta para quienes ganan menos de 10 mil 300 pesos al mes. En México se cobran tasas muy altas a los trabajadores formales pobres. Eso explica el crecimiento del sector informal, y por qué es tan costoso crear empleos formales en la economía mexicana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.