3 máximas de la competitividad en entornos de desaceleración económica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

3 máximas de la competitividad en entornos de desaceleración económica

COMPARTIR

···

3 máximas de la competitividad en entornos de desaceleración económica

05/08/2019

En el mundo de la política y el análisis, 0.1 por ciento de crecimiento del PIB en Q2/2019 tiene a algunos en festejo cuestionable y a otros en crítica desgarrada.

En el mundo de la empresa no hace diferencia alguna. Desde finales de 2018, los más han observado afectación en su actividad ordinaria. Sea porque su mercado se frenó, sea porque sus clientes han relajado o detenido pagos, sea porque están teniendo más competidores en cada frente o sea porque su balance financiero se ha deteriorado en alguna variable crítica.

Hay pocos inmunes a la desaceleración económica mexicana, pero el dolor no es uniforme entre quienes ya observan sus efectos.

¿Qué debe mantener en mente el director de empresa en una economía que se contrae o que no crece con dinamismo? Aquí tres máximas para la reflexión individual:

1) Se mantiene competitivo quien hace los mejores ajustes oportunamente.- Y es que cada empresa realiza una serie de cosas para ser competitivo en algo (en oferta de productos, en su mezcla de servicios, en su capacidad de crédito o en sus niveles de garantía). Costos y estándares responden a mercados específicos y a la funcionalidad en determinada escala.

Así como se ajusta en la expansión, se ajusta en la contracción. Evitar el ajuste oportuno por miedo al dolor organizacional o por indecisión directiva mina la capacidad competitiva silenciosamente.

2) La inversión en activos no productivos debe eliminarse.- Siempre debería estar en la mínima expresión posible, pero es un hecho que en épocas de bonanza los criterios para invertir se relajan. Quien mantiene su operación en estándares óptimos y sin excesos evita ajustes drásticos en las épocas de crisis.

Además, la contracción de mercados ofrece espacios para el rebalanceo de portafolios de inversión, de capacidades ociosas y de prioridades organizacionales.

3) Hay que mantenerse activos en la modernización y los detonadores del crecimiento.- A la velocidad que se pueda, sin duda, pero el enfoque a la calidad que tu respectivo mercado espera, la siempre revisable simplificación procesal y la incansable mejora de los procesos productivos deben mantenerse en la agenda cotidiana.

Nos recordarían los teóricos de los negocios que se denomina competitividad a la facultad de competir. En otras palabras, la posibilidad de rivalizar para quedarse con aquello (un cliente, una transacción, un mercado) que otros también pretenden conseguir.

Suelo decir en calladito y en fuerte que cuando la madera cruje, el talento aflora. Y si en este momento el entorno económico nacional no sopla vientos favorables para todos, será la pericia de los directivos y empresarios más hábiles, los que gocen de mejores reflejos y los que tengan en sus balances financieros una mejor posición financiera, quienes estarán ante una buena oportunidad para mantenerse competitivos en sus mercados y para ganarle espacio a sus competidores más débiles o menos preparados.

Bien dice Warren Buffett en público y en privado: “mientras unos lloran, otros venden pañuelos”.

Se respira entusiasmo entre los organizadores de la convención El Nuevo Mundo de las Franquicias a cargo de la siempre dinámica Asociación Mexicana de Franquicias.

Del 5 al 7 de septiembre, se darán cita los más relevantes franquiciantes del país en el Fiesta Americana San Antonio el Puente. El entorno de negocios es la principal preocupación.

Con el amable patrocinio de Groups2Go y Allenamenti Speakers, tendré el gusto de impartir la conferencia 5 Códigos para Leer la Nueva Realidad política-económica de México. ¡Ahí nos vemos!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.