La 'huevita' de Matosas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La 'huevita' de Matosas

COMPARTIR

···

La 'huevita' de Matosas

06/09/2019

Lo que ha sucedido con el Atlético San Luis huele mal y se ve peor. Fallaron en formas y fondo. Muy lejos de lo que implica ser filian de uno de los equipos más importantes a nivel mundial.

La fachada es buena, sin duda, un equipo que representa a la alta sociedad futbolística con lo que eso implica del modelo europeo: un proyecto serio, ordenado, de visión periférica y extendida al futuro. Una donde a pesar de lo contaminado que está el ambiente de promotores, presume ir con el proyecto por encima de cualquier consideración, y eso implica no contagiarse de los golpes de timón que distinguen a la mayoría de nuestros equipos; de los cambios repentinos sin justificación alguna. De la seriedad, pues, con todo lo que esto implica.

Pero bastaron algunas semanas para dejarnos ver que el modelo mexicano sigue reinando y donde la bipolaridad sigue siendo tendencia.

El tiempo pondrá todo en su justa dimensión y le otorgará a cada quien sus dosis de verdad, pero, de entrada, conociendo a Alfonso Sosa, cuesta trabajo creer la versión de la directiva.

Esta carambola más que de tres bandas parece que se inclina por la línea de la vergüenza, ya que se le suma la histórica, increíble, asombrosa y escalofriante declaración de Gustavo Matosas argumentando estar aburrido de dirigir a una Selección.

Le caben todos los adjetivos a la argumentación del técnico uruguayo y no alcanzaría el espacio para abarcar todas, pero nos quedamos con la enorme falta de respeto a la Federación costarricense.

Porque al final se trata de replicar casos de éxito, modelos de trabajo ajenos a los vicios de nuestro medio y de implementar metodologías de trabajo que sean dignos de réplica, no de tropicalizarse y contagiarse.

Y podríamos seguirle con el tema, pero como a Matosas, a mí también ya me agarró la 'huevita' de viernes.

¡He dicho!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.