¿La liga femenil no es de oro?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿La liga femenil no es de oro?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿La liga femenil no es de oro?

16/07/2019

Reconocer el talento deportivo no es una práctica muy común en nuestro país, por lo que cada esfuerzo realizado es bien apreciado; sin embargo, cuando hablamos del deporte que más apoyos recibe en términos económicos y en cuanto a cobertura de medios se refiere, no basta solamente la intención.

Primero, me parece increíble que no se tomen en cuenta los conceptos básicos del futbol, es decir, saber distinguir las posiciones. Se debería premiar al mejor jugador en cada posición, es decir: al mejor lateral izquierdo y derecho, así como defensa central, ya que cada puesto requiere de una especialización y de capacidades completamente distintas, lo mismo con medios y delanteros. Resulta incomprensible que de 11 posiciones en el campo se entreguen solamente cinco reconocimientos.

En el entendido de que todo es perfectible, creo que debería hacerse un esfuerzo por reconocer a más gente que trabaja en los equipos, como por ejemplo preparadores físicos, directivos y árbitros, además de tomar en cuenta a los campeones de categorías menores.

Y hablando de otras categorías, el error más grave se produce al ignorar por completo a las mujeres. Resulta inadmisible que la Federación Mexicana y la Liga no contemplen la Liga femenil en una noche que supuestamente celebra y reconoce lo mejor del futbol.

Y no se trata de montarnos en ninguna corriente, no, se trata de ser justos, más aún cuando el futbol para mujeres en nuestro país está lejos de ser una actividad que soporte económicamente el enorme esfuerzo y el tiempo dedicado, ya que las futbolistas no hacen de la pelota una forma de vida, es más por amor al juego, y eso, en cualquier parte del mundo, debería ser reconocido.

Que el balón siga siendo de oro, pero que sea para todos y TODAS.

¡He dicho!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.