Lo que no cuesta no se valora
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lo que no cuesta no se valora

COMPARTIR

···

Lo que no cuesta no se valora

11/01/2019

Con o sin justificación, Europa sigue viendo por encima del hombro al futbol mexicano. Su cuota de confianza es aún celosamente administrada y lejos está de ser una parada obligatoria en la búsqueda de talento foráneo.

Puedo entender las limitantes que vienen con el pasaporte, pero más allá de eso, el mercado para el futbolista mexicano aún mantiene ciertas restricciones en términos de confianza.

Mas allá de la rumorología de cada semestre, me pregunto por qué cuesta tanto trabajo, incluso para los que están ya en Europa, encontrar mejores alternativas en su carrera. ¿Por qué les cuesta tanto trabajo encontrar acomodo? Si revisamos los casos, encontraremos que casi ninguno tiene mejores alternativas que su equipo actual.

Creo en términos generales el futbolista mexicano merecería una mejor vitrina en el extranjero, ya que hay casos de éxito en los cuales recargarse independientemente de los equipos en los que participan.

Basta el ejemplo de Christian Pulisic, futbolista norteamericano recientemente adquirido por el Borussia Dortmund por más de 70 millones de dólares.

Por eso América tenía razón en pedir lo que cree conveniente por Diego Lainez y no ceder independientemente de la buena voluntad que pueda existir para dejar ir a su futbolista.

Lejos están los tiempos de regalar y rogar por una oportunidad europea. Las cosas han cambiado, y el futbol mexicano no puede darse el lujo de abaratarse de esta manera. Es un negocio en el cual debe existir acuerdos que se ajusten a las necesidades de quien compra y vende. Además, lo que no cuesta no se valora, y en ese concepto por supuesto cabe la situación del futbolista.

El negocio está cerrado y hay una nueva oportunidad para el futbol mexicano con la presencia de Lainez en el Betis, mismo que se presenta gracias a la enorme gestión de Andrés Guardado, quien más allá de recomendar o no, su trayectoria le otorga voz para poder señalar donde cree que hay talento.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.