AMLO no quiere ver al enemigo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO no quiere ver al enemigo

COMPARTIR

···

AMLO no quiere ver al enemigo

30/08/2019
Actualización 30/08/2019 - 8:54

Los causantes de la masacre en Coatzacoalcos no son el gobernador García ni el fiscal Winckler, que se pasan entre ellos la responsabilidad como dos adolescentes.

Ese crimen lo cometieron el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas.

No se vale que el presidente López Obrador quiera culpar al pasado, luego de nueve meses en el poder, de las matanzas que ocurren en este sexenio.

De manera muy poco valerosa apunta hacia el fiscal a quien el gobernador, de su partido, señala como la persona que liberó hace un par de meses a un tipo que al parecer participó en la masacre donde ya van 29 muertos.

¿Tanto miedo causa llamar por su nombre al Cártel Jalisco Nueva Generación?

¿Por qué desviar la atención y no mencionar a Los Zetas?

Se entiende que un ciudadano tenga temor de hacerlo, ¿pero el Presidente de la República?

De seguir así estamos perdidos en la lucha contra la criminalidad.

Vienen más masacres porque la máxima autoridad del país no quiere ver al enemigo que asesina, extorsiona y quema vivas a otras personas.

A los grupos asesinos el gobierno ni siquiera los llama por su nombre.

Es mejor echarle la culpa a la autonomía de un fiscal, que meterse de frente con los poderosos grupos del crimen organizado.

La matanza del martes, más las otras que se han registrado en semanas anteriores en Coatzacoalcos y Minatitlán, son producto de la disputa entre los cárteles Jalisco Nueva Generación y Los Zetas por el control de esa zona.

Ayer el Presidente en su conferencia mañanera les pidió a esos grupos de la delincuencia organizada que “se porten bien”.

Esa es una maroma verbal para no confrontar a los criminales por el asesinato de 29 seres humanos en un bar de Coatzacoalcos.

No es ninguna travesura lo que hicieron como para darles trato de muchachos inquietos y no echarles encima todo el poder del Estado mexicano.

Además, son crímenes extremadamente crueles: rocían con gasolina un establecimiento lleno de gente, cierran las puertas y le prenden fuego.

¿Pórtense bien muchachos?

Lleva meses hablando de paz y abrazos con los narcos, quienes le mandan elogios como que “usted es un hombre justo”, según le dijo El Mencho, líder del CJNG, en un mensaje videograbado.

¿Cuál ha sido el resultado? Tres mil muertos al mes. Muchos más que en los sexenios anteriores.

Manga ancha para que los criminales se disputen regiones del territorio nacional, y luego de sus atrocidades el Presidente pida investigar al fiscal de Veracruz.

Culpan al fiscal Winckler, de Veracruz, porque según el gobernador Cuitláhuac García “los indicios señalan que uno de los autores materiales (de la masacre) es “Ricardo N”; las fuerzas coordinadas de Veracruz lo detuvieron en julio de este año y fue liberado 48 horas más tarde por la Fiscalía General del Estado”.

No fue así. “Ricardo N” fue detenido por la Policía Naval, por posesión de drogas, y quien recibió al delincuente y determinó su situación jurídica, liberarlo, fue la Fiscalía General de la República.

En todo caso esto no es lo más relevante del caso, sino que mataron de una manera horrenda a 29 personas inocentes, en una disputa por el control territorial entre Zetas y CJNG.

¿Nada contra ellos? ¿Ni conminarlos a entregarse para pagar por sus crímenes?

Van a matar a más, porque el Presidente no mira de frente el fenómeno: fue el narco.

Pero con ellos no se mete. Con el fiscal sí: politiza el asunto en lugar de asumir su responsabilidad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.