Morena, al asalto del INE
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Morena, al asalto del INE

COMPARTIR

···

Morena, al asalto del INE

13/06/2019
Actualización 13/06/2019 - 8:08

En su embestida contra los organismos autónomos, Morena intenta ahora tomar el control del Instituto Nacional Electoral bajo el pretexto de generar ahorros.

Quieren tener en su mano el control de todas las elecciones en el país, desde la presidencial hasta las municipales.

Lo que ha presentado es el proyecto de una reforma constitucional que, entre otras cosas, disminuye el número de consejeros del INE de once a siete, y cierra los OPLES, que son los organismos electorales de los estados.

Ahí están la trampa y la intención encubiertas.

Vamos por partes. Al disminuir el número de consejeros electorales, la Cámara de Diputados designa a los siete nuevos integrantes.

Morena y sus aliados tienen mayoría calificada en la Cámara, y se repartirán entre ellos a los consejeros a designar.

Tomarán el control del órgano electoral federal, que no lo tienen, al estar integrado por ciudadanos que si bien fueron electos por los diputados, se trata de personas en su mayoría independientes y con conocimiento de su materia de trabajo.

Con la reforma que está en curso, todos los integrantes del Consejo General del INE los podrá nombrar Morena. Adiós a la autonomía del Instituto que organiza las elecciones federales.

Luego se plantea la desaparición de los OPLES, con lo que las elecciones estatales quedarían en manos del INE, que a su vez estará controlado por Morena.

Todo el manejo electoral de la federación y de los estados quedaría bajo la égida de un partido político, el partido que actualmente nos gobierna.

Lorenzo Córdova, presidente del INE, dio la voz de alerta el martes: “una reforma con cambios mal planeados, mal procesados o claramente mal intencionados, puede implicar una regresión antidemocrática”.

La estrategia es tan obvia como agresiva: volver a la etapa anterior a la creación del IFE (1991) para que el gobierno, a través de personeros impuestos por él, tenga en su mano el control de las elecciones.

En la actualidad los consejeros del INE salen y entran de manera escalonada, por lo que ningún partido tiene la posibilidad de impulsar a todos sus integrantes.

Con la iniciativa de Morena, en una sola votación se nombraría a todos los integrantes del órgano electoral, precisamente ahora que tiene mayoría absoluta y con sus aliados hace mayoría calificada.

Ya hemos visto en semanas y meses anteriores cómo el gobierno ha tomado el control de organismos con autonomía técnica, como la Comisión Reguladora de Energía, donde destruyeron moralmente a su director y le impusieron consejeros morenistas que lo obligaron a renunciar.

En el Consejo de Administración de Pemex forzaron la renuncia de los cinco consejeros independientes, de probada capacidad en todos los sentidos, y en su lugar pusieron a miembros de Morena (faltan tres por nombrarse).

También en la Suprema Corte, en las dos ocasiones que se han tenido que renovar a ministros durante este año, las ternas enviadas por el Ejecutivo estuvieron integradas por militantes de Morena, o personas que tienen una relación estrecha con el Presidente.

A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos le quieren cambiar el nombre y atribuciones, para ponerla en manos del gobierno.

Viene ahora el golpe al INE, para quitar a todos los consejeros que hay y poner, en su lugar, a siete integrantes designados por la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados.

Ya no les importa la certeza de elecciones organizadas y vigiladas por ciudadanos con conocimiento e independencia de criterio.

Lo que quieren es el control para garantizar su prolongación en el poder.

Y pensar que todas las reformas electorales que se han hecho fueron para darles certezas a ellos que se quejaban de fraude en cada elección que perdían.

Llegaron al poder y ya no necesitan certezas, sino controlar las elecciones.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.