menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Qué error: empresarios al grito de Trump

COMPARTIR

···
menu-trigger

Qué error: empresarios al grito de Trump

15/10/2020
Actualización 15/10/2020 - 8:55

MIAMI, Florida.- Por lo visto, muchos empresarios no han aprendido nada. Porque no quieren, no comprenden, son miopes o no leen.

Empresarios venezolanos radicados aquí, de todos los tamaños, están con Donald Trump porque piensan que les va a ayudar a zafarse del gorilato de Nicolás Maduro.

Y desde México me envían una encuesta, según la cual 51 por ciento de los empresarios prefiere a Trump y 33 por ciento cree que sería mejor Biden.

Uno de los argumentos centrales en México es que Trump es un contrapeso efectivo al presidente López Obrador.

¿Qué les pasa? El error en la interpretación de ambos es garrafal, porque los hechos demuestran exactamente lo contrario.

No ven los hechos, sino la propaganda trumpista que acusa a Biden de ser “socialista” y “amigo de Maduro”.

Lo que nos han mostrado estos cuatro años de Trump es que tiene una fascinación manifiesta por los autócratas.

De izquierda o de derecha, entre autócratas se entienden.

Se desvive en cortesías ante Putin, ante el turco Erdogan, se da palmadas en la espalda con el tirano Kim Jong-un, de Corea del Norte, y es un defensor bastante efectivo de Nicolás Maduro, ante su propia corte de secretarios y asesores de seguridad nacional.

¿Cuál equilibrio va a ser con el Presidente de México? ¿Cómo en qué se ha manifestado? Para nada. Ninguno.

De México sólo quiere que el gobierno le frene la migración y no lo contradiga en nada. Y que con el resto de temas haga lo que se le pegue la gana (a reserva del caso drogas, que va a ser protagónico en la agenda de los siguientes cuatro años, gane quien gane).

¿No se acuerdan, o no leyeron, o no les interesó cuando Donald Trump le dijo al entonces presidente Peña Nieto que lo apoyaría en cambiar la Constitución para que se reeligiera en el cargo, pero que no lo increpara públicamente con el tema del muro?

La conversación telefónica la publicó íntegra The Washington Post el 3 de agosto de 2017. Recordemos una parte, en plena renegociación del TLCAN:

Peña: Es una fuerte presión la que usted nos impone, señor presidente, sobre quién va a pagar el muro fronterizo… pero mi postura ha sido y continuará siendo muy firme al decir que México no puede pagar por ese muro.

Trump: Pero no puedes decírselo a la prensa, porque no puedo negociar bajo esas circunstancias.

Peña: Entiendo claramente lo que este asunto constituye para usted en Estados Unidos. Y para México también es un asunto que va más allá de la situación económica, porque es un tema relacionado con la dignidad de México y se extiende al orgullo nacional de mi país. Dejemos de hablar del muro… Esa sería mi postura, señor presidente.

Trump: Muy bien Enrique, eso está bien. No trataré el tema del muro. Cuando la prensa saque el tema a colación yo diré que vamos a ver cómo van las cosas, vamos a ver cómo se va resolviendo la situación con México.

Peña: Señor presidente, estoy totalmente de acuerdo con usted en que Luis y Jared trabajen en esto juntos.

Trump: Bien. Quiero que seas tan popular que tu pueblo solicite una reforma constitucional en México para que puedas reelegirte otros seis años.

Peña: Es muy amable señor presidente. En realidad lo único que me interesa es que a nuestras naciones les vaya bien, que podamos tener una amistad constructiva con su gobierno, con usted y entre nosotros.

Olvidemos si Peña hubiera ganado la consulta popular o referéndum que le sugirió Trump para cambiar la Constitución y reelegirse, no es el punto.

El punto es que en la relación con México a Trump le importa un bledo la democracia. Alienta el autoritarismo a cambio de que no lo contradigan ante la prensa.

Con Biden la agenda bilateral será distinta.

Aunque no tendrá mucho tiempo para dedicarle a México, por los graves problemas que aquí es preciso resolver, democracia (Estado de derecho) y medio ambiente serán temas que con un gobierno suyo siempre van a estar sobre la mesa.

Es que “Biden es socialista y amigo de Maduro”, repiten empresarios venezolanos radicados aquí.

Aquí se van a quedar, por muchos años, si gana Trump.

Trump es el gran protector de Maduro en Estados Unidos, y no Biden.

Los hechos lo muestran.

Maduro se ha sostenido porque tiene un ángel de la guarda, que se llama Vladimir Putin.

¿Y eso qué tiene que ver con Trump y Biden?

Mañana lo veremos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.