Ufffff...
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ufffff...

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ufffff...

05/11/2019
Actualización 05/11/2019 - 12:00
columnista
Rafael Cué
La Fiesta Está Viva

La festividad de Día de Muertos es una de las tradiciones más bellas, auténticas y arraigadas en nuestro país, lo cual es motivo para que se lleven a cabo muchos festejos taurinos, reafirmando la evidente relación del toro con la mayoría de las celebraciones de nuestra cultura; les guste o no, así es.

El fin de semana pasado fue intenso en cuanto a la actividad taurina, con festejos en Tlaxcala, Morelia, Juriquilla, Aguascalientes, Guadalajara y la CDMX, principalmente, entre muchos otros en plazas menores.

Estuve en dos de estos festejos. El viernes nos fuimos para Juriquilla, plaza que en lo personal me encanta por el inmenso cuidado en los detalles, el buen gusto en las combinaciones y el ambiente que se vive durante los festejos. Son muchos años en los que la familia Torreslanda ha ido construyendo una relación con su público, lo conoce, sabe qué y como le gustan las cosas. Muchos foráneos nos lanzamos a Querétaro para ver un cartel sin desperdicio: a caballo Jorge Hernández y Diego Ventura, a pie Luis David Adame y la presentación del sevillano Pablo Aguado (foto), ante ocho toros de Fernando de la Mora de dispareja presentación y juego. La plaza registró tres cuartos de entrada. El ambiente fue magnífico, la gente dispuesta a disfrutar como debe ser al asistir a un festejo taurino, incluso magnanime ante la pobre presencia de algún ejemplar. No podemos dejar de cuidar como taurinos todos los detalles de un festejo, hoy la oferta y competencia en entretenimiento es inmensa, y descuidar la presentación de los toros es costoso para la Fiesta.

Jorge Hernández estuvo bien ante sus dos astados, aunque falló con la espada en el primero y eso le privó de salir a hombros, ya que al segundo le cortó una oreja.

Diego Ventura abrió temporada y lo hizo de manera arrolladora; es un torbellino de emoción: espectacular, arriesgado y haciendo cosas con los caballos y el toro, que parecen increíbles. Será esta una temporada importante para el caballero portugués en nuestro país. Tres orejas en la espuerta y salida a hombros. La segunda faena fue sinceramente extraordinaria, ante un todo grandón que se movió y que aprovechó de principio a fin.

En la lidia a pie, ambos toreros estuvieron realmente bien ante astados de pocas posibilidades, salvo el séptimo de la noche.

Luis David Adame pasa por gran momento, anduvo excelso con el capote y muy capaz con la muleta ante astados complicados, uno por soso y el otro por canijo.

Pablo Aguado puede ser un torero de época, puede, si se le maneja bien el campo, convertirse en consentido de México. Este torero no necesita toros chicos, lo hemos comprobado en su campaña europea, es un pedazo de torero, y echarle toros chicos desmerece la grandeza de su arte. Con el séptimo estuvo colosal; no se puede torear más despacio, reunido, con la naturalidad de quien nació torero, tocado por la mano de Dios. Insisto, puede ser torero de época. Es una experiencia sensorial verle torear, andar, ligar los muletazos con distintos remates, sus muñecas poseen el poder de someter con suavidad; hace lo difícil tan fácil, que es hipnotizante. Como espectador uno entra en el ritmo y tempo de sus faenas. Una oreja tras pinchazo, pero el gran triunfo fue salir a pie bajo los gritos desgarrados y eufóricos de: “¡torero, torero!”, por parte del público. No se lo pierda, estará en La México el 1 de diciembre en cartel cumbre, con Ponce, Joselito y Fabián Barba, ante 8 de Reyes Huerta.

La México inauguró su Temporada Grande, no hubo suerte con el encierro de a pie, salvo con el de la alternativa de José María Hermosillo, que estuvo realmente bien, muy torero, artista y capaz de entender y resolver las condiciones de un toro noble sin empuje. Una oreja en su primer toro, como matador. Aquí hay un torero.

Ventura hubo de regalar un toro que se movió, de San Isidro, al que le cortó una oreja; sin suerte con los dos titulares, utilizó el recurso del regalo en maratónico festejo.

El domingo 10: Morante de la Puebla, Joselito Adame y El Calita, ante toros de Bernaldo de Quirós; cartel cumbre; 16:30 horas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.