Al rescate de Claudia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Al rescate de Claudia

COMPARTIR

···

Al rescate de Claudia

28/06/2019
Actualización 28/06/2019 - 8:00

El 15 de noviembre del año pasado, a tres semanas de asumir la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum afirmó que no hacía falta la presencia de la Guardia Nacional en la capital, donde la seguridad la iban a manejar con la policía local, para “tomar el control de la gobernabilidad y de la seguridad en la ciudad”. El 20 de febrero insistió que su gobierno contaba con “una estrategia clara y precisa para disminuir los índices delictivos”. Que se quede la Guardia Nacional en los límites de la capital, y que atienda los problemas en el Estado de México, dejó entrever. Lo que vino fue un desastre. La incapacidad de su gobierno para combatir la criminalidad fue tan grande como sus declaraciones. Finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ayer que desplegará la Guardia Nacional en toda la Ciudad de México.

¿Qué es lo que sucedió en el incipiente periodo en el que Sheinbaum ha sido jefa de Gobierno? Un desastre.

Los delitos totales se elevaron 11.94 por ciento durante los primeros cinco meses de este año en comparación con el mismo periodo de 2019, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, procesado por la consultoría GLAC. Todos los delitos con violencia se elevaron. Homicidios dolosos, 35.62 por ciento; robos, 24.31 por ciento; robos a casa habitación, 92.44 por ciento; robo a negocios, 172.69 por ciento; robo de vehículos, 42.16 por ciento; robo a transportista, 177.27 por ciento. En todos estos rubros, la incidencia delictiva superó con creces a la registrada en el Estado de México, que en un principio señalaba sutilmente como principal foco rojo en la zona.

El secuestro del fuero común se le disparó 244.44 por ciento (contra 28.79 por ciento que subió en el Estado de México) y el secuestro del fuero federal se elevó 33.33 por ciento (contra una disminución de 5 por ciento en tierras mexiquenses). La extorsión subió en la capital federal 95.05 por ciento, las violaciones 342.4 por ciento –leyó perfectamente bien, 342.4 por ciento– y los delitos patrimoniales 12.71 por ciento. El pretexto que daban Sheinbaum y su gabinete de seguridad por el incremento de la incidencia delictiva era que la administración había maquillado las cifras, pero que estaban mejor que como les habían dejado el gobierno. Esa justificación está prácticamente enterrada. El presidente López Obrador explicó en su conferencia de prensa matutina que el desplazamiento de la Guardia Nacional en las 16 alcaldías responde al incremento de los delitos, especialmente los homicidios –aunque debía haber enfatizado más en los secuestros.

No se sabe cuántos miembros de la Guardia Nacional serán desplegados en la Ciudad de México, que en papel, es la ciudad con mayor vigilancia del mundo. De acuerdo con los especialistas, la capital federal tiene un estado de fuerza de mil policías por cada 100 mil habitantes, que supera muy ampliamente el promedio internacional recomendado de 289 por cada 100 mil habitantes. Por tanto, si con esa capacidad de fuerza la seguridad se les descontroló y subió la incidencia delictiva, lo que queda al descubierto es la pésima estrategia que instrumentaron Sheinbaum y su equipo.

Sheinbaum ha estado cambiando a miembros de su equipo de seguridad, pero mantiene a las cabezas, que son quienes diseñaron la estrategia. No pudo contener la incidencia delictiva pese a que, sin que se diera a conocer, desde hace varias semanas lo que queda del Cisen, convertido en Agencia Nacional de Inteligencia, empezó a aportar información sobre las bandas delictivas en la Ciudad de México, que permitió la captura de varios de los líderes de las dos principales organizaciones criminales, La Unión Tepito y Fuerza Anti Unión. La ayuda que ahora recibirá con la Guardia Nacional se hará formalmente y se le va a descargar el problema político que estaba enfrentado.

En el fondo, si uno recuerda el modus operandi político-electoral del presidente, de eso se trata. La Ciudad de México es su granero de votos y no puede darse el lujo de perderlos. Si la violencia golpea indiscriminadamente a los habitantes de la capital, el respaldo se le irá mermando, como se puede apreciar la tendencia a la baja en su aprobación presidencial. Aún se mantiene alto, pero en cinco meses perdió casi 20 puntos de aprobación, que no es poco. La sola presencia de la Guardia Nacional será un inhibidor para los delincuentes, y permitirá avanzar en el abatimiento de algunos delitos, al ser una fuerza de tareas de acción rápida, que es como está concebida.

Paralelamente, al entrar al rescate de Sheinbaum, también saca del hoyo a su delfín para la candidatura presidencial. Si es la Guardia Nacional la que se hará cargo de la seguridad en la capital, los buenos resultados que dé serán capitalizados por López Obrador y Sheinbaum, pero si los resultados son malos, los negativos serán transferidos a la Guardia Nacional. Políticamente es una jugada inteligente del presidente, y en materia de seguridad, puede beneficiar de manera importante a los capitalinos. Eso es lo que habría que esperar.

Lo que no está claro es qué tipo de estrategia seguirán. Si la Ciudad de México tiene una fuerza policial sobrada, la Guardia Nacional incrementará el número de policías por 100 mil habitantes. En el anuncio de su desplazamiento está el primer error estratégico. No es tan importante la fuerza en calle como el trabajo de inteligencia. El desastre de Sheinbaum viene no sólo de la incapacidad de su equipo en el diseño de estrategias, sino en el desprecio a la utilización de la inteligencia como herramienta central para combatir criminales. Si se le sigue despreciando por el cliché primitivo que sólo se usa para espionaje político, nada será suficiente para frenar a la delincuencia. Pero hay que ser optimistas. Hay señales de que, aunque no lo declaren, esos lugares comunes los están dejando atrás.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.