Covid-19 en la Misión de México en la ONU
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Covid-19 en la Misión de México en la ONU

COMPARTIR

···
menu-trigger

Covid-19 en la Misión de México en la ONU

22/06/2020
Actualización 22/06/2020 - 11:44

Isidro Baldós, chofer del embajador de México ante la Organización de Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, falleció la madrugada del viernes 8 de mayo en un hospital de la ciudad de Nueva York, luego de más de tres semanas de permanecer hospitalizado, lo que incluyó intubación, a consecuencia del Covid-19.

Baldós, mejor conocido como 'Rod', murió una semana antes de su cumpleaños. El 15 de mayo habría cumplido 62 años. O 70. Y era lo más parecido a un histórico en la representación mexicana ante la ONU. “El buen Rod”, dijo al enterarse del fallecimiento un extitular de esa oficina. Para otros, su apodo era 'Drod'.

El conductor del exsecretario y exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cayó enfermo una semana después de que transportó a De la Fuente al aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, pues a principios de abril pasado el embajador viajó a la capital mexicana, y el 13 de abril reconoció, en su columna en El Universal, que había contraído el coronavirus.

“Todos hemos vivido con intensidad estas semanas. A mí me ha tocado vivirlas en Nueva York y en México”, escribió en su columna De la Fuente, también Secretario de Salud durante el gobierno de Ernesto Zedillo, “me tranquiliza saber que mi familia y mis colaboradores están todos bien”.

Pero, ¿estaban todos bien? “Todo indicaría que supo que estaba infectado y al conocerlo prefirió viajar a México para recibir atención allá”, se comentó dentro de la Misión Permanente de México.

“El personal de la Misión sabíamos de su situación porque nos lo comunicó el embajador (Juan) Sandoval, quien se quedó a cargo”, también se dijo, de acuerdo con gente familiarizada con ese espacio.

Rod Baldós, un hombre nacido en Filipinas de acuerdo con personal de la representación mexicana, fue el chofer titular de al menos seis embajadores de México ante la ONU, incluidos Adolfo Aguilar Zinser, Enrique Berruga, Luis Alfonso de Alba, Jorge Montaño, Juan José Gómez Camacho y De la Fuente.

'Rod' llevaba regularmente a De la Fuente de su oficina en el piso 28 del edifico ubicado en la calle 44 East de Manhattan, hasta su residencia en la calle 72, también en su parte Este.

Gente de la Misión se cuestiona si como jefe de la misma De la Fuente tomó las suficientes previsiones frente a la pandemia: ya avanzado el mes de marzo, cuentan, expresaba a quien le quisiera oír su idea de que “no trabajen desde sus casas, están más seguros aquí, en la oficina”. Para este momento la ciudad de Nueva York y la sede de las Naciones Unidas respetaban la cuarentena. Pero también hubo cuestionamientos sobre si el embajador tuvo el mejor comportamiento cuando su chofer enfermó.

Porque la familia de Baldós llegó a quejarse de que nunca recibió una llamada de De La Fuente, o de su número dos, el embajador Sandoval, para preguntar por el estado de salud del chofer mientras éste estuvo internado. Quien llamaba a la familia, según testimonios a los que tuve acceso, fue Oscar –el administrador– a quien identifican como amigo de 'Rod'. De la misma forma, comentan, algunos miembros de la oficina sí se interesaron por saber cómo estaba el chofer. Pero de las autoridades a cargo de la representación, nada supieron en la agonía del colaborador de la Misión.

Ahora, la familia de Isidro Baldós espera que las autoridades de la Misión se comporten a la altura al compensar los servicios de quien durante décadas colaboró con el gobierno mexicano. Es lo mínimo que merece 'el buen Rod', y lo mínimo que podría demandarse a un gobierno “que no es igual”.

DERECHO DE RÉPLICA

Sr. Director:

Me refiero al artículo de Salvador Camarena publicado el día de hoy en El Financiero. Sin presentar una sola prueba, acusa, intriga y miente. Tengo a la mano todos los documentos oficiales que prueban sus falsedades. Aquí una muestra de ellas:

1. Sostiene que “a principios de abril el embajador viajó a la capital mexicana”. Miente, en abril no hubo tal viaje.

2. Afirma que el embajador “supo que estaba infectado y al conocerlo prefirió viajar a México”. Miente, el diagnóstico se hizo en un hospital público de la ciudad de México.

3. Me acusa de instruir al personal de no trabajar desde sus casas porque “están más seguros aquí en la oficina cuando la ciudad de Nueva York y la Sede de las Naciones Unidas ya respetaban la cuarentena”. Miente, las actividades presenciales en las oficinas de la Misión de México se suspendieron paulatinamente mucho antes de que entraran en vigor las disposiciones de Nueva York y de la ONU. Las instrucciones se dieron por escrito y están documentadas con fecha y hora.

4. Dice que “la familia Baldós llegó a quejarse de que nunca recibió llamada para preguntar por el estado de salud”. Miente, mantuvimos comunicación permanente con la esposa y con el hospital. Se tiene el registro de los mensajes de agradecimiento y de las llamadas al hospital.

5. Se refiere a “Oscar, el administrador, a quien identifican como amigo”. Miente, ese no es el nombre de administrador.

El fallecimiento del Sr. Baldós por COVID- 19 fue una pérdida sensible para mí y para todos los que laboramos en la Misión. Desde que nos enteramos que estaba enfermo estuvimos pendientes de su salud, y procuramos todos los apoyos posibles a través de los seguros institucionales y las gestiones del Consulado General de México en N.Y.

Atentamente,

Juan Ramón de la Fuente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.