El PAN y los millones desviados en Cultura
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El PAN y los millones desviados en Cultura

COMPARTIR

···

El PAN y los millones desviados en Cultura

05/03/2019
Actualización 05/03/2019 - 13:29

En diciembre de 2013 varios artistas enviaron una carta al delegado Jorge Romero, de la Benito Juárez, para quejarse de que se les debían los honorarios por haber participado en la primera Feria Internacional del Libro de esa demarcación (FIL-BJ).

La carta, que acusaba del incumplimiento a una entidad de nombre Institución Romero Mac Gregor A.C., que les daba cheques sin fondo por un total de 1 millón de pesos, fue reproducida por el semanario y en ella alertaban que se estaban constituyendo asociaciones civiles “dizque ‘promotoras de la cultura’” que eran “fachada para ‘delincuentes de cuello blanco’, quienes aprovechando la complicidad de parientes, amigos, socios o familiares asambleístas; diputados o senadores, logran hacerse de millones de pesos al cabildear, entre sus cómplices, ‘proyectos de promoción cultural’ para hacerse de recursos que deberían canalizarse a verdaderos planes culturales y promotores artísticos… Los hechos que a continuación denunciamos son sólo la punta de un gran iceberg…”. (https://www.proceso.com.mx/361444/mal-cierra-el-ano-la-delegacion-benito-juarez)

Cinco años después vemos algo más que la punta de ese iceberg.

Con datos de los colegas de Mexico.com, hoy sabemos que a pesar de las denuncias como la ya referida, la Romero Mac Gregor recibió en el sexenio pasado más de 33 millones de pesos de fondos federales.

¿Es poquito dinero? Bueno, pongámoslo en otros términos: con esos fondos se podría pagar un año de operación de 66 estancias infantiles de esas que el Peje ya dejó sin fondos.

O pongámoslo así: ¿Quién estuvo involucrado en que se le asignaran fondos a esa organización que ha sido empleada en la delegación Benito Juárez, exgobernada (es un decir) por Jorge Romero? Pues otro político del grupo de Romero: Santiago Taboada, hoy alcalde de la BJ y quien se hizo famoso porque al llegar a presidir (2015-2017) la Comisión de Cultura de San Lázaro hizo un oso monumental en una entrevista con Reforma en la que exhibió su ignorancia cultural.

Los panistas tuvieron el poder en la Comisión de Cultura durante tres legislaturas (2009-2018). Y en los últimos seis años aprobaron fondos para la Romero MacGregor, a la que la Auditoría Superior de la Federación encontró que para 'probar' el uso de 8.5 millones de pesos de la cuenta pública del 2017 se usó documentación apócrifa, y que el dinero acabó en las cuentas de al menos tres de sus cuatros socios: Ana Carolina Terán Treviño, Pedro López Mac Gregor y Lucía Juárez Mejía. El otro socio es David Romero Cano. https://www.mexico.com/politica/la-secretaria-de-cultura-pago-millones-a-ong-por-festivales-fantasma-asf/

Dos datos más: Juárez Mejía se presenta como asesora de la Asamblea Legislativa y del Congreso de la Unión. Asesora y beneficiaria: qué padre.

De Juárez Mejía se sabe que por estos días ha sido la carta del PAN capitalino (qué raro, verdad) para contralora del Congreso de la Ciudad de México (qué podría salir mal, verdad).

Tenemos mucho por preguntar a los panistas de la Comisión de Cultura de San Lázaro (Romero and compas) sobre dineros dados a grupos como la Romero MacGregor, millones del erario para realizar proyectos como este:

Realizar un festival multicultural con una duración de tres días, que incluirá la exposición de 50 especies de flores y de 50 distintos modelos de bordados de flores, cinco conferencias sobre el valor cultural de las flores, cinco talleres, lo anterior, con el propósito de fomentar la cooperación y vinculación de instituciones comunitarias y municipales para la realización de proyectos que eleven el nivel cultural de la comunidad.

¿Para cuánto les gusta tan original proyecto? Pues le dieron 3 millones 240 mil pesos en el año 2016. Los panistas tienen muchas cosas qué explicar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.