¿Cumplen los médicos con sus promesas?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cumplen los médicos con sus promesas?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cumplen los médicos con sus promesas?

21/01/2020

¿Cuál es, según tu experiencia, el elemento fundamental para el proceso de sanación de tu enfermedad?

Salvo casos excepcionales, todos los seres humanos, cuando sufrimos un accidente o nos diagnostican una enfermedad, sentimos necesidad de curarnos y gozar de una vida plena. Dentro de lo posible.

Las técnicas de sanación son un instrumento para conectarnos con otras personas que nos ayuden a recuperar nuestra salud. Estas personas, los médicos, estudian para conseguirlo o para intentar conseguirlo.

Los médicos deben saber lo que provoca nuestro sufrimiento y establecer un compromiso ligado a nuestro proceso de sanación. Para motivar su logro, se han establecido una serie de intenciones y obligaciones morales para proteger la vida del paciente:

“Protegeré su vida

Cuidaré solícitamente su salud.

Respetaré su autonomía en tanto haga uso de ella con entera competencia mental. Cuando carezca de ésta, respetaré asimismo la autonomía de aquellos en quienes legalmente recaiga la delegación de la suya.

Le suministraré de manera clara y veraz la información pertinente a su estado de salud, la suficiente para la defensa de sus mejores intereses.

Guardaré en secreto aquello que en la relación médico-paciente él me hubiere referido con carácter confidencial, en tanto no vaya en contra del bienestar de otro.

Contribuiré a que los recursos que el Estado y la sociedad destinen al cuidado de su salud se utilicen de manera correcta y se distribuyan equitativamente.

Ejerceré mi profesión de manera solidaria y humanitaria, propiciando siempre el bienestar de la persona y la comunidad. Les preservaré del daño.

Propenderé a que lo que se me retribuya por ejercer mi profesión sea equitativo. Desdeñaré el afán de lucro.

Actuaré siempre de acuerdo a mis capacidades y conocimientos.

Procuraré mantenerme actualizado en las cuestiones propias de mi profesión. “Solemne y libremente, bajo mi palabra de honor, prometo cumplir lo antes dicho”.

¿Lo cumplen?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.