Daños de los cigarros electrónicos I
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Daños de los cigarros electrónicos I

COMPARTIR

···
menu-trigger

Daños de los cigarros electrónicos I

18/02/2020

En los cigarros electrónicos con sabores suele resultar más fascinante su inhalación que en los cigarros habituales, pero están causando graves daños a la salud en EU.

Millones de estadounidenses están “vaping”, fumando cigarros electrónicos, pero muchos de ellos están enfermando de gravedad de los pulmones y varios han muerto. En junio de 2019, 2,711 fumadores fueron hospitalizados de emergencia y 60 murieron debido al llamado en EU, “EVALI”, daños en los pulmones asociados con los cigarros electrónicos.

Existen cinco millones de usuarios en EU, la mayoría jóvenes de secundaria y “high school” y tan jóvenes como de 11 años, a pesar de que es delito vender c-electrónicos a cualquier persona menor de 21 años.

Varios de los atractivos de los c-electrónicos es que ofrecen aromas y sabor de frutas: menta, pistache, chocolate, etc. Diversas investigaciones demuestran por qué los cigarros electrónicos son tan atractivos. Otros estudios sugieren que la gran variedad de sabores que promueven sus fabricantes, estimulan en los jóvenes el deseo de fumarlos.

La industria del tabaco en los EU ha utilizado por largo tiempo en sus productos sabores más apetitosos; agregaron mentol a los cigarros hace cerca de cien años.

Hoy la fascinación de múltiples sabores en los c-electrónicos ha incrementado las consecuencias exponiendo a los adolescentes al riesgo de enfermedades pulmonares, desórdenes en el cerebro y cánceres.

Existen en el mercado de EU alrededor de 20,000 líquidos para saborizar los cigarros electrónicos, sin contar las combinaciones de cientos de sabores extraídos de ingredientes naturales o artificialmente elaborados. La vasta mayoría son olores químicos, percibidos no por su sabor, sino por su olor y aroma volátiles.

El sistema olfativo, de lejos es mucho más sensible que el gustativo y puede distinguir más de 10,000 olores. Durante el “vaping” (el término de fumar c-electrónicos, en inglés), los saborizantes entran por la nariz y como cualquier fragancia o perfume de inmediato evocan en la mente recuerdos y placeres asociados con los aromas. La vainilla, un saborizante muy popular en los c-electrónicos, huele a postre casero. El etilmetano, un saborizante químico usado en muchos alimentos tiene un olor a dulce o a caramelo.

Así, el joven usuario, tranquilo y reconfortado, goza con intensidad el delicioso momento y como consecuencia, va por más, motivado por la publicidad emotiva de los fabricantes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.