Sentimientos encontrados
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sentimientos encontrados

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sentimientos encontrados

21/10/2019
Actualización 21/10/2019 - 10:28

Sí es cierto que en Sinaloa se soltó al hijo del Chapo Guzmán.

Sí es cierto que hubo nueve muertos además de un sin número de incendios y tiroteos así como destrozos en Culiacán.

Sí es cierto que el gobernador de Sinaloa no dio la cara so pretexto que a él no le tocaba.

Sí es cierto que el gobierno del estado canceló clases previo aviso por lluvia, sin que esto sucediera.

Sí es cierto que las imágenes que vimos superan la realidad.

Sí es cierto que doce horas después de los hechos el secretario de Seguridad de Sinaloa no se animó a decir nada sobre lo ocurrido.

Sí es cierto que durante las cuatro horas de crisis en Culiacán, una mayoría de la población pedía liberaran al Chapito.

Y aquí me detengo.

Me detengo por que hubo cosas que no sucedieron.

Nadie le ha pedido cuentas al gobernador.

Nadie le preguntó al gobernador en que participó y sobre la fuga del penal.

Nadie le ha preguntado al gobernador actual ni a los anteriores cómo es que no se dieron cuenta de la existencia de armas de esos calibres.

Nadie ha preguntado a las autoridades locales qué hicieron para prevenir a la ciudadanía durante los hechos.

Nadie sabe dónde estaba Tránsito para desviar el tráfico de las zonas en peligro.

Nadie ha preguntado a los anteriores gobernadores de Sinaloa qué hicieron con los recursos que se les dieron para bajar la inseguridad.

Ahora preguntamos:

¿Estamos ante un Estado doblegado por el narco?

¿Fue mejor parar la masacre y entregar al Chapito?

¿Cuántos soplones hubo en el operativo?

¿Quiénes tendrán que irse de sus puestos por incapaces?

¿Qué aprendizaje nos dejan los hechos?

Ahora propongo la urgencia de:

Legalizar la droga.

Cerrar las puertas y apretarle a los americanos en cuanto a la entrada de sus armas al país.

Corresponsabilizar a las autoridades locales en sus tareas diarias de seguridad.

Operativos para detener el lavado de dinero en Culiacán ante la venta abierta de dólares en sus calles sin ton ni son.

Citar al gabinete de seguridad federal y al gobernador de Sinaloa a la Cámara de Diputados para que rindan cuentas y expliquen lo que sucedió y lo que seguirá a partir de los hechos.

Exigir que muestren pruebas de confianza de policías y tránsitos en los estados más calientes de la República así como de las fiscalías y correr a quienes se requiere de todos los niveles.

Invitar a la sociedad a conocer las acciones con las que coopera indirectamente a fortalecer las finanzas del narco.

El INE deberá revisar a más detalle los apoyos a campañas políticas de candidatos presentes y futuros.

Cuestionarnos ante los hechos y como legisladores si debemos seguir apretando en las leyes vs. quienes generan trabajo.

Cerrar filas como sociedad con gobierno para emprender un camino unificado a la recuperación de la confianza, la seguridad y el control de las calles en nuestro país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.