Urge combatir la pobreza global
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Urge combatir la pobreza global

COMPARTIR

···
menu-trigger

Urge combatir la pobreza global

18/10/2019

Se ha otorgado el premio Nobel de economía a tres investigadores: Abhijit Banerjee originario de la india, profesor de economía del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Esther Duflo, investigadora francesa de la misma institución, que recibió el año pasado el premio Príncipe de Asturias, y Michael Kremer, profesor estadounidense de economía en Harvard. Los tres investigadores comparten una finalidad común de gran actualidad: combatir la pobreza global.

Estos autores no tratan de elucubrar sobre una economía teórica, sino que pretenden desarrollar una aplicación económica práctica. Más aún, ellos elaboraron un manejo novedoso que parte de una crítica a los enfoques tradicionales. Asumir la pobreza en sentido amplio, no reduce la problemática a la carencia de bienes materiales, sino implica también la educación, la salud y el bienestar general.

Esther Duflo afirma que a menudo se caricaturiza la pobreza de modo que, incluso las personas que intentan ayudar, no comprenden realmente las profundas raíces de los problemas que están abordando. Los investigadores galardonados están de acuerdo con lo que señala la Encíclica Laudato si’: “ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver emergencias” (LS 128). Este documento subraya también que dejar de invertir en las personas para obtener un rédito inmediato, es un mal negocio para la sociedad.

En efecto, como lo afirma Duflo, hay que invertir en la educación. La investigación que realizó en Kenia y en la India revelan importantes enseñanzas que podrían aplicarse en nuestro país. En estos países los planes de estudio y su aplicación no respondían a las necesidades de los alumnos y esto a mediano plazo generaba bastante ausentismo. Asimismo, sugiere Duflo que, para motivar a los maestros conviene ofrecerles contratos a corto plazo, que posteriormente podrían ampliarse si se obtienen buenos resultados. Es obvio que una sana evaluación conduce a buenos resultados.

En el aspecto de salud se utilizan técnicas que mejoran el costo de la medicina y la atención médica. Este también sería un gran reto para nuestro país, ya que según la Unicef uno de cada tres niños sufre de desnutrición. En este punto Kremer observó que la salud de los niños estaba relacionada con el ausentismo. Desde hace diez años, Benerjee y Duflo dirigen el Centro de Investigación sobre pobreza global del MIT. Este centro tiene presencia en México y podría ser un magnífico consejero del actual gobierno en materia de educación, salud y otros temas. Por ejemplo, Kremer en su investigación, aunque parezca paradójico, descubrió que los libros de textos gratuitos y los desayunos escolares no son de gran ayuda para obtener mejores resultados en la educación.

Banerjee y Duflo experimentaron con éxito el programa de apoyo a estudiantes, para que mediante tutorías, ayudaran a los niños más atrasados. Este experimento en la India benefició a miles de escuelas y aproximadamente a cinco millones de niños. En este esfuerzo por repensar la pobreza se atiende también el aspecto ecológico y en concreto, se procura fomentar el acceso del agua potable a las poblaciones más pobres. Tampoco se descuida la educación de los adultos, se asesora a los agricultores para que utilicen fertilizantes, ya que en general los campesinos tienden a retrasar este uso.

Es significativo que los tres galardonados continúen los esfuerzos de otros grandes economistas contemporáneos. Nos referimos a Amartya Sen, premio Nobel de economía 1998, con sus libros La idea de la justicia y Sobre ética y economía. Lo que motiva a Sen para profundizar la idea de la justicia con una preocupación ética, brota de la indignación por la miseria de tantos hombres en la India y en otras partes del mundo. Sen, más que seguir a Rawls, se inspira en el pensamiento social cristiano.

También habría que mencionar al jesuita Gaël Giraud, director del Centro Nacional de Investigación Científica de la Sorbona, que fue nombrado el mejor economista joven francés por el famoso periódico Le Monde. Sus libros lIusión financiera y 20 propuestas para reformar el capitalismo, en donde subraya que las reformas que sugiere la ética van más allá de la visión individualista de buena voluntad que sigue las reglas del juego, ya que es ineludible cambiar precisamente las reglas del juego. En este sentido la Laudato si’, afirma que es necesario “cambiar el modelo de desarrollo global… sobre el sentido de la economía y su finalidad para corregir sus disfunciones y distorsiones.”

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.