Dos años para ‘aplanar’ la curva de despidos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dos años para ‘aplanar’ la curva de despidos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Dos años para ‘aplanar’ la curva de despidos

17/06/2020
Actualización 17/06/2020 - 8:48
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

Estamos frente al mayor deterioro en las cifras de empleo que reporta el IMSS desde que se tiene registro y, probablemente, la desmejora de los indicadores del mercado laboral se extenderá en el corto plazo.

La pérdida de un millón 30 mil empleos formales entre marzo y mayo es la curva de despidos que, hasta el momento, ha causado una recesión económica sin precedentes en México debido a los efectos de la pandemia por el Covid-19.

Lo que se perdió en los últimos tres meses, cuando se paralizó la actividad en muchos sectores, equivale al triple de las altas laborales de todo 2019.

Peor aún, supera a los empleos generados en 2018 y 2019 juntos, lo que representa un retroceso de dos años en materia de creación de puestos de trabajo afiliados al IMSS.

Otra medición nos dice que en los últimos 12 meses se registró una destrucción de 800 mil plazas laborales.

Ni en la crisis económica de 2009, que se vio agravada con la epidemia de influenza A/H1N1, se borraron tantos empleos formales como en el presente año.

En el peor momento de esa crisis, que fue en junio de 2009, se perdieron cerca de 602 mil puestos en 12 meses.

En esta crisis, la de 2020, los trabajadores más jóvenes y los de menores ingresos son los que más están perdiendo su empleo.

Los puestos de trabajo perdidos como consecuencia de la emergencia sanitaria no se podrán recuperar en lo que resta del año.

Para junio todavía se espera una pérdida de empleos formales, que seguramente será menor a la de mayo.

La directora de Incorporación y Recaudación del IMSS, Norma Gabriela López, dijo que “la expectativa que traemos en junio por los datos que estamos viendo preliminares, es que también la caída (del empleo) será menor” que en mayo, cuando fue de 344 mil plazas.

El ‘pico’ se registró en abril, cuando se borraron 555 mil puestos, después de 131 mil destruidos en marzo.

Aunque después veamos algunas pequeñas mejoras en las cifras de trabajadores asegurados en el IMSS, hay un largo camino por recorrer para recuperar los máximos alcanzados en noviembre de 2019.

De acuerdo con analistas de Citibanamex, “dada la modesta recuperación del PIB que estimamos del tercer trimestre en adelante, anticipamos que tomará al menos un par de años para que el empleo formal regrese a sus niveles previos a la crisis”.

El pronóstico tiene sentido, pues si hay un retroceso de dos años, revertirlo llevaría un plazo semejante, en el mejor de los escenarios.

La creación de dos millones de nuevos empleos que el presidente López Obrador prometió para lo que resta del año es inviable en las condiciones económicas actuales.

Nunca se han generado tantos empleos formales en el país, mucho menos en medio de una crisis.

No hay fórmulas mágicas ni recetas para incorporar en tan poco tiempo a dos millones de personas al mercado laboral.

Menos cuando no hay un ambiente favorable para la inversión privada ni una respuesta adecuada de política fiscal para superar la crisis.

Lo que AMLO promete va no sólo en sentido contrario de la tendencia del mercado laboral, sino de las previsiones de los analistas.

En la encuesta que levantó el Banco de México entre especialistas del sector privado en las últimas dos semanas de mayo, la expectativa para el cierre del año es una pérdida de un millón de empleos.

Con una economía en fuerte contracción y sin capacidad de generar más y mejores empleos, millones de mexicanos verán reducida la principal fuente de ingreso de sus familias, que están en riesgo de caer en la pobreza.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.