menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El ‘blindaje’ contra el impago de créditos

COMPARTIR

···
menu-trigger

El ‘blindaje’ contra el impago de créditos

19/08/2020
Actualización 19/08/2020 - 9:16
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

La banca en México se apresura a crear más reservas por pérdida esperada al anticipar que muchos de los créditos que participaron en el programa de diferimiento de pagos caerán en incumplimiento, una vez que el periodo de apoyo concluya a partir de este mes.

El deterioro de la cartera vencida, probablemente a niveles no vistos desde 1995, se verá reflejado en los resultados financieros de los próximos meses y tendrá impacto en la mayoría de los bancos comerciales.

De manera prudencial y extraordinaria, los bancos están creando reservas para riesgos crediticios adicionales a las requeridas para aislar el efecto económico de la pandemia por Covid-19.

Al cierre de junio, el monto de las estimaciones preventivas para riesgos crediticios de la banca ascendió a 106 mil millones de pesos, esto es 39 mil millones más que en igual mes de 2019, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Por el contrario, la utilidad neta del sistema fue de 54 mil millones de pesos, que contrasta con los 82 mil millones de junio del año anterior. Atrás quedaron los periodos de bonanza y ganancias récord.

Es el ‘costo’ de las provisiones reservadas como consecuencia de la ‘inyección de liquidez’ a los clientes que se vieron afectados por la contingencia económica derivada del virus SARS-CoV2.

El impacto de las provisiones en los resultados anticipa que en el segundo semestre del año habrá una reducción adicional de la utilidad neta o incluso una pérdida.

Por su parte, el índice de cobertura de la cartera total pasó de 144 por ciento en enero a 165 por ciento en junio, su nivel más alto en siete años.

Quiere decir que, en este momento, las reservas de crédito cubren en 1.6 veces la cartera vencida.

El hecho es que los bancos ya advierten que muchos de los créditos que se inscribieron en el programa de diferimiento caerán en impago, una vez que el periodo de apoyo finalice.

A partir de este mes termina el periodo de aplazamiento, pues algunos bancos ya notificaron a sus clientes que “deberán retomar su pago”.

La banca instrumentó el programa de diferimiento de pagos de capital e intereses, que al cierre de junio benefició a más de nueve millones de créditos, con valor de un billón de pesos, de acuerdo con la Asociación de Bancos de México.

Uno de cada cuatro créditos que otorgan los bancos entró al programa de apoyo por la crisis de Covid-19, que durante seis meses representó no cobrar 64 mil millones de pesos en intereses.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, dijo a este reportero que las medidas tomadas por la banca, como diferir el pago de capital e intereses para algunos acreditados cumplidos, “les han dado el oxígeno necesario para tratar de sobrellevar esta situación de emergencia”.

Para el banquero central, “es prudente que la banca comercial considere que cuando este diferimiento de pagos pudiera irse normalizando, a lo mejor no todos los acreditados van a tener la misma potencia que tenían (antes de la pandemia) para cumplir con sus adeudos”.

En ese sentido, el aumento de provisiones por parte de los bancos “refleja una política prudente (de) tener (más) reservas para enfrentar posibles contingencias”.

A manera de ‘blindaje’, la banca ha venido implementando como medida prudencial la creación de reservas adicionales a partir del segundo trimestre y para lo que resta del año.

Los posibles incumplimientos de clientes que tomaron el beneficio del diferimiento de pagos, anticipan un segundo semestre de 2020 complicado para algunas instituciones del sistema bancario.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.