El dilema de Banxico: ¿agosto o septiembre?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El dilema de Banxico: ¿agosto o septiembre?

COMPARTIR

···
menu-trigger

El dilema de Banxico: ¿agosto o septiembre?

14/08/2019
Actualización 14/08/2019 - 9:59

La mirada de los mercados financieros nacionales está puesta en la decisión de política monetaria del Banco de México que se anunciará mañana a la 1 de la tarde.

Las previsiones de los analistas de mercados están divididas, pero se inclinan más hacia que la Junta de Gobierno decidirá –con al menos un voto disidente– mantener la tasa de referencia en 8.25 por ciento.

En el anuncio de este jueves, lo que sí puede pasar es que Banxico envíe una señal de un posible recorte de su tasa en alguna de las reuniones que restan del año.

Tarde o temprano Banxico tiene que dar el primer paso para iniciar un ciclo de bajas en las tasas de interés, después de mantener una postura monetaria restrictiva desde diciembre de 2015.

Hay algunos analistas que ven probable un recorte mañana de 25 puntos base en la tasa de referencia.

De darse este jueves o en otro momento del año, será la primera baja de tasas desde principios de junio de 2014.

Además de las menores presiones en la inflación, la razón principal que justifica un recorte es el bajo ritmo de crecimiento de la economía mexicana en el primer semestre del año.

Así lo evidencia el débil desempeño del consumo de los hogares y la inversión privada, así como del IGAE, un indicador semejante al PIB mensual.

Pero todos los indicadores anticipan que en 2019 el crecimiento económico será mucho menor al esperado hace apenas tres meses.

Las expectativas de crecimiento de los analistas encuestados por Citibanamex han disminuido hasta ubicarse en 0.6 por ciento en la primera semana de agosto.

No muy atrás, en la primera semana de mayo, el consenso mantenía sus previsiones de crecimiento para este año en 1.5 por ciento.

El otro factor que da pie a una baja de tasas en México es el escalamiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que aumenta el riesgo de una recesión global, si se concretan las amenazas de imposición de aranceles.

En el otro lado de la moneda, hay más de una razón para mantener inalterada la tasa de referencia de Banxico en esta ocasión, pero la más importante es el resurgimiento de los episodios de volatilidad en los mercados.

El más reciente es el que se produjo esta semana después del resultado de las elecciones primarias en Argentina, donde el presidente Mauricio Macri perdió frente a la oposición de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

A eso se sumaron otros factores geopolíticos, como la agudización de las protestas antigubernamentales en Hong Kong.

La incertidumbre se tradujo en una mayor aversión al riesgo, que llevó a los activos y divisas de economías emergentes, incluido el peso mexicano, a registrar pérdidas.

El peso, que se ha visto favorecido por el apetito de los inversionistas atraídos por el alto diferencial de tasas entre México y EU, se debilitó frente al dólar.

Ante los nuevos episodios de volatilidad, la mayoría de los analistas encuestados por Citibanamex no anticipa cambios en la tasa de Banxico para la decisión de mañana, pero sí para la del 26 de septiembre:

“La visión unánime entre los analistas” es que “el siguiente movimiento en la tasa de política monetaria, cuando ocurra, será un recorte de 25 puntos base”, a 8 por ciento.

Pero no será el único, pues el mercado anticipa una baja más para cerrar el año en 7.75 por ciento.

El ciclo de bajas está por iniciar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.