menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El reto de regresar al equilibrio fiscal

COMPARTIR

···
menu-trigger

El reto de regresar al equilibrio fiscal

09/09/2020
Actualización 09/09/2020 - 9:46
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

En la fecha límite, el Ejecutivo federal entregó ayer en la tarde, en ambas cámaras del Congreso de la Unión, el Paquete Económico para 2021.

La principal meta fiscal para 2021 es un retador equilibrio primario, después de un superávit estimado de 0.2 por ciento del PIB para el cierre de este año con cifras actualizadas.

“La austeridad republicana es una realidad”, subrayó el presidente López Obrador en el mansaje por su Segundo Informe de Gobierno.

Pero en un entorno de austeridad y restricción del gasto, se ve cuesta arriba alcanzar un crecimiento de la economía mexicana de 4.6 por ciento, como se estima en el Paquete Económico, tras la caída de al menos 8.0 por ciento proyectada para este año.

Con un tono de optimismo, se apuesta a una rápida recuperación económica en 2021 asociada a la disponibilidad de una vacuna contra el Covid-19, entre otros factores.

Ahí está la clave para determinar el comportamiento esperado de los ingresos, cuyos faltantes en 2020 evidencian las crecientes presiones que enfrentan las finanzas públicas por el impacto de la pandemia por el coronavirus.

En el periodo enero-julio de 2020, los ingresos presupuestarios fueron inferiores en 237 mil millones de pesos respecto a lo que se había programado para esos siete meses y menores en 4.7 por ciento en términos reales frente a un año antes.

Se anticipa que en este año los ingresos presupuestarios sean menores en 142 mil millones de pesos respecto a los previstos en la Ley de Ingresos.

La pérdida de ingresos se compensará, parcialmente, con los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y de las coberturas petroleras.

El problema es que en 2021 ya no habrá ‘guardaditos’ en los fondos de estabilización ni otro tipo de ‘colchones’ para amortiguar los impactos fiscales de la crisis económica.

Mientras la curva epidémica de México tiende a estabilizarse, la salud de las finanzas públicas seguirá en semáforo rojo.

En su mensaje por el Informe, AMLO también celebró que “la recaudación de impuestos se mantuvo prácticamente igual que en 2019”, pues al cierre de julio sólo disminuyó 0.8 por ciento real anual.

Lo que el presidente no dijo es que los ingresos tributarios fueron menores a lo programado en 105 mil millones de pesos.

La Secretaría de Hacienda destacó que, a pesar de la pandemia, “en el periodo enero-julio los ingresos tributarios se mantuvieron prácticamente constantes en términos reales respecto a los del mismo periodo de 2019 -con lo que- han ayudado a blindar el gasto”.

Y lo atribuyó a una mayor eficiencia en los procesos de recaudación, así como al combate permanente a la defraudación y la evasión fiscales.

Es por esa razón que el ISR, que contribuye con más de la mitad de los ingresos del gobierno, registró un crecimiento de 1.2 por ciento en el periodo enero-julio.

Ahí están reflejadas las estrategias del SAT para mejorar el cumplimiento de los grandes contribuyentes y recuperar créditos fiscales.

No obstante, la recaudación del IVA y la del IEPS retrocedieron 3.7 y 3.5 por ciento, respectivamente.

Su caída evidenció la fuerte contracción de la actividad económica por el confinamiento ante la contingencia sanitaria.

En el Paquete Económico se informa de una revisión al alza en los ingresos tributarios estimados para el final del año, pues “el desempeño de la recaudación en enero-agosto ha resultado más favorable que lo previsto”.

Aun así, el panorama de las finanzas públicas se deterioró de forma rápida y significativa entre la incertidumbre sobre los ingresos ante el desplome de la economía, la menor producción y exportación de petróleo, el cierre de pequeñas y medianas empresas y el alto desempleo en el país.

Sin márgenes de maniobra, ¿podrá el gobierno cumplir con los compromisos de gasto, sobre todo en los programas prioritarios de AMLO, sin recurrir a endeudamiento adicional?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.