La ‘nueva normalidad’ del peso mexicano
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La ‘nueva normalidad’ del peso mexicano

COMPARTIR

···
menu-trigger

La ‘nueva normalidad’ del peso mexicano

10/06/2020
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

De finales de abril a principios de junio, la moneda mexicana registró una apreciación de casi 12 por ciento, al pasar de 25.13 a alrededor de 21.90 pesos por dólar.

Eso regresó al tipo de cambio a niveles previos al inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia por el brote de la epidemia de Covid-19 en México.

La recuperación de nuestra moneda se dio a la par de un rally accionario en las principales bolsas del mundo, lo que algunos interpretan como si la crisis sanitaria ya hubiera terminado, cuando menos para los mercados financieros.

Hay una lectura apresurada del tema, pues el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, considera que la pandemia de Covid-19 “está empeorando”.

El nuevo coronavirus ha provocado la muerte de 410 mil personas en el mundo desde que apareció en China en diciembre, de las cuales más de la cuarta parte falleció en Estados Unidos.

Hoy el epicentro de la pandemia está en América Latina, donde México es el segundo país con más defunciones por Covid-19, después de Brasil.

En materia económica, la pandemia y las medidas adoptadas para contenerla hundirán a la economía global en la recesión más profunda desde el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945, según las estimaciones dadas a conocer esta semana por el Banco Mundial.

De vuelta a la moneda mexicana, aún acumula una depreciación de 15.6 por ciento respecto al cierre de 2019, cuando el dólar cotizaba en torno a 18.90 pesos.

El tipo de cambio se mantiene en niveles elevados, si bien en las últimas semanas cotizó a la baja, en línea con la recuperación de otras monedas emergentes frente al dólar ante el regreso del apetito por riesgo a los mercados.

El dólar se ha debilitado ante los anuncios de reaperturas graduales de las economías a nivel global y la percepción en los mercados de que lo peor de la pandemia de Covid-19 empieza a quedar atrás.

Otro factor detrás de la apreciación del peso es la política monetaria laxa de la Reserva Federal de EU, que mantiene su tasa de referencia cerca de cero y probablemente la dejará sin cambios en el resto del año.

Por el contrario, el Banco de México mantiene una postura monetaria relativamente restrictiva, a pesar de las reducciones en su tasa de referencia –actualmente en el nivel de 5.5 por ciento– y de la expectativa de que el ciclo de bajas continuará en este mes.

Si bien ha disminuido, el diferencial de tasas con la Fed se mantiene elevado en un entorno de renovado apetito por riesgo en los mercados derivado de datos optimistas en EU y China que sugieren una recuperación económica más rápida.

La apreciación reciente del peso no es para nada un indicador del comportamiento de la economía mexicana, como lo sugiere con frecuencia el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La recuperación de nuestra moneda no está sustentada en los fundamentos macroeconómicos del país, que muestran un deterioro.

Tan es así que, para México, el Banco Mundial pronostica un decrecimiento de 7.5 por ciento en este año y un rebote de 3.0 por ciento en 2021.

Se anticipa una recuperación moderada para el próximo año, que no será ni la mitad de la contracción del PIB en 2020.

Primero hay que amortiguar el golpe de la caída antes de esperar la recuperación y normalización de la actividad económica.

Es un escenario en forma de ‘V’ profunda, en el que no podemos empezar a subir si no hemos terminado de caer.

Eso sin contar un ambiente de incertidumbre, por no decir que hostil para la inversión privada.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.