menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Luces y sombras de un año retador

COMPARTIR

···
menu-trigger

Luces y sombras de un año retador

26/12/2020
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

El año termina en México entre luces y sombras tanto en el ámbito sanitario como económico.

La luz al final del oscuro y largo túnel que ha sido 2020 es la llegada de las primeras tres mil dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech para combatir el covid-19, así como el inicio de la distribución y aplicación entre el personal de salud.

Hoy mismo aterrizó el segundo lote de la vacuna, de 42 mil 900 dosis, como parte de un proceso de entregas periódicas que sumarían 1.4 millones de dosis al 31 de enero.

Sin duda, un factor positivo de la pandemia es el desarrollo de vacunas contra el coronavirus en un tiempo récord, así como el nivel de cooperación y colaboración globales en las investigaciones sobre el SARS-CoV-2 y sus posibles mutaciones.

México es uno de los países más fuertemente golpeados por la pandemia, tanto por el número de personas infectadas por el covid-19 como por la caída histórica de la actividad económica.

Pese a las medidas sanitarias instrumentadas para la contención de la enfermedad, incluidos el distanciamiento social y el uso de cubrebocas, claramente ha habido una gran sombra de contradicción en la estrategia para gestionar la pandemia.

Se han registrado más de un millón 372 mil casos confirmados en el país y, oficialmente, casi 122 mil defunciones por covid-19, a las cuales hay que añadir el ‘exceso de mortalidad’ atribuible al virus para tener una idea de la magnitud de la crisis sanitaria.

A punto de terminar el año, se ha más que duplicado el umbral de 60 mil muertes que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, había previsto a principios de junio para estar en un “escenario catastrófico”.

El peor escenario de las autoridades de salud quedó rebasado y aún no terminamos de conocer las dimensiones de la crisis sanitaria.

A propósito de la suspensión de actividades no esenciales en la Zona Metropolitana del Valle de México, el miércoles pasado señalábamos en este espacio que el año cerraba con tres entidades –Ciudad de México, Estado de México y Baja California– con el color del semáforo epidemiológico en rojo.

Pero Morelos y Guanajuato también regresaron al rojo, mientras que Jalisco e Hidalgo anunciaron restricciones de movilidad en sus capitales y otros municipios para contener los contagios y reducir la presión hospitalaria.

El efecto de los cierres de negocios y las nuevas restricciones será una sensible debilidad de la actividad económica en la parte final del año y en la inicial de 2021, que ejercerá presiones a la baja sobre el crecimiento.

El presidente López Obrador dijo en su conferencia matutina del jueves que hay datos que apuntan a una mejoría en la estimación del PIB de México para 2020, pues “podemos estar en menos 8 por ciento y esto significa estar mejor que en otros países”.

De acuerdo con las encuestas más recientes a analistas del sector privado, tanto del Banco de México como de Citibanamex, el pronóstico de contracción para este año se mantiene en 9 por ciento.

Da lo mismo decrecer 9 que 8 por ciento. En cualquier caso, será la mayor caída de la economía mexicana en casi 90 años.

Los supuestos de crecimiento económico para 2021, de entre 3.4 y 3.5 por ciento, parecen ya optimistas ante los retos derivados de la nueva fase de la pandemia.

Las expectativas de recuperación se empiezan a ajustar ligeramente a la baja en respuesta al repunte en el número de contagios en diversas entidades y las medidas de restricción adoptadas para contenerlos.

Pese a las noticias alentadoras sobre la vacuna, la pandemia sigue representando un riesgo considerable para el país.

Nos encontramos el 6 de enero. ¡Felicidades a todas y todos!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.