Recuperación en forma de ‘U’ con pinta de ‘L’
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Recuperación en forma de ‘U’ con pinta de ‘L’

COMPARTIR

···
menu-trigger

Recuperación en forma de ‘U’ con pinta de ‘L’

29/04/2020
Actualización 29/04/2020 - 10:46
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

Esta mañana se dará a conocer que la economía de Estados Unidos habría caído a una tasa anual estimada de 4.0 por ciento en el primer trimestre del año.

Será la mayor contracción del PIB estadounidense desde igual periodo de 2009, cuando se registró la gran crisis financiera global.

En esa medida está incidiendo en la economía más grande del mundo, con la que México tiene más cercanía, la pandemia de Covid-19.

Es una de las expresiones más claras de las afectaciones a las cadenas de suministro y a la confianza de los hogares y negocios en EU.

Otra señal muy preocupante del deterioro en la actividad económica de ese país proviene de los indicadores del mercado laboral.

Las solicitudes iniciales del seguro de desempleo sumaron 26.5 millones de peticiones en las últimas cinco semanas.

La pandemia de coronavirus ya eliminó todos los empleos generados en los diez años posteriores a la gran recesión de 2008-2009.

EU es el país más afectado por el Covid-19, pues la Universidad Johns Hopkins reporta que un millón de personas han contraído el virus y más de 58 mil han muerto a causa de la enfermedad.

Las autoridades estadounidenses parece que no dimensionaron con oportunidad el tamaño y potencial contagio del coronavirus.

Aunque se hubiera actuado a tiempo para mitigar la propagación del virus, ni así se hubieran minimizado las repercusiones en EU ni en ninguna economía del mundo dada la rápida evolución de la pandemia.

Durante 2020, la economía estadounidense podría mostrar una contracción de 5.9 por ciento, según las más recientes proyecciones del FMI, que desde finales de marzo considera que el mundo está en recesión.

No sólo eso, advierte que el ‘gran confinamiento’ se convertirá en la peor recesión desde la gran depresión de 1929-1932, dejando muy atrás a la crisis financiera global de 2008-2009.

Los efectos recesivos ya también se han comenzado a reflejar en los indicadores económicos de México.

Eso ha dado lugar a una drástica revisión a la baja de los pronósticos sobre el PIB de nuestro país para este año.

Los analistas encuestados por Citibanamex esperan un decrecimiento de 6.7 por ciento, pero algunos anticipan una caída cercana a dos dígitos.

Respecto a la estimación oportuna del PIB para el primer trimestre del año, que mañana temprano publicará el Inegi, es previsible una contracción significativa, que va a acentuarse en el periodo abril-junio.

El Banco de México estima que la actividad económica podría contraerse más de 5.0 por ciento anual en el primer semestre de 2020.

“Se ha consolidado un escenario muy adverso para la actividad económica global, también para la nacional”, dijo a este reportero el gobernador Alejandro Díaz de León.

Es muy claro que en este año la actividad económica va a estar en una brecha de producto aún más negativa y muy por debajo de su potencial de largo plazo, agregó el banquero central.

Son tiempos difíciles ante el choque drástico sobre la economía derivado de la pandemia.

El gobierno de AMLO no tiene la intención de generar temporalmente un mayor déficit fiscal ni de recurrir a nuevo endeudamiento.

Sin medidas significativas de apoyo fiscal, se dificultará la recuperación económica de México, que según algunos escenarios será en forma de ‘U’ o de ‘L’.

La reactivación será gradual y lenta, una vez que la economía se reabra.

México será uno de los países que más tarde en recuperarse cuando la recesión comience a disiparse.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.