Ansiedad: la otra preocupante epidemia que enfrentan los millennials
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ansiedad: la otra preocupante epidemia que enfrentan los millennials

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ansiedad: la otra preocupante epidemia que enfrentan los millennials

bulletAntes del COVID-19, los adultos jóvenes apenas se embarcaban en la aventura de comenzar a construir sus vidas; ahora viven la incertidumbre, explica Andreas Kluth.

Bloomberg / Andreas Kluth
24/08/2020
Actualización 24/08/2020 - 14:31
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg

Entre los muchos efectos secundarios del nuevo coronavirus, quizás los menos apreciados son psicológicos. Aquellos que han experimentado un caso grave y han sobrevivido, como las personas que han estado en guerra o accidentes, pueden sufrir estrés postraumático durante años. E incluso están sufriendo las personas que corresponden a la gran mayoría que no ha contraído la enfermedad. Los adultos jóvenes, en particular, están cada vez más deprimidos y ansiosos a medida que el SARS-CoV-2 desarraiga cualquier plan de vida incipiente que habían estado desarrollando.

Hace tiempo que está claro que el COVID-19, como cualquier desastre importante, está causando un aumento en los trastornos de salud mental y los males que los acompañan. Estos van desde el alcoholismo y la adicción a las drogas hasta la violencia con la pareja y el abuso infantil. En América, la región más afectada del mundo con epicentros desde Estados Unidos hasta Brasil, esta crisis psicosocial se ha convertido en su propia epidemia, señaló esta semana la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Estados Unidos, la tasa nacional de ansiedad se triplicó en el segundo trimestre en comparación con el mismo período de 2019 (de 8.1 a 25.5 por ciento), y la depresión casi se cuadruplicó (de 6.5 a 24.3 por ciento). En Reino Unido, que también ha tenido un brote grave y un bloqueo prolongado, la depresión se ha duplicado, pasando de 9.7 por ciento de los adultos antes de la pandemia a 19.2 por ciento en junio.

Al igual que con todo lo demás sobre este virus, el sufrimiento no se propaga de manera uniforme. Como dije en abril, el COVID-19 golpea más fuerte a los pobres que a los ricos, y más a las minorías étnicas que los blancos. Y como escribí el mes pasado, también descarrila las carreras y las vidas de algunas generaciones, específicamente, los milenials, más que las de otras. Es una historia similar con la propagación de la depresión y la ansiedad, que atormentan de forma desproporcionada a las minorías.

Quizás lo más sorprendente es que también son los adultos más jóvenes los que sufren la mayor angustia mental en Estados Unidos y el Reino Unido, y presumiblemente también en otros lugares. A primera vista, esto podría parecer extraño, ya que los adultos jóvenes, como los niños, tienen menos riesgo de complicaciones de salud importantes por el COVID-19.

Pero incluso los jóvenes se preocupan por sus parientes mayores. Quizás la explicación más pertinente es que los adultos mayores ya habían construido sus vidas antes de la pandemia, con rutinas, estructuras, carreras y relaciones a las que recurrir. Los jóvenes no lo habían hecho todavía y se estaban embarcando en esa aventura cuando el COVID-19 atacó.

Y la pandemia ha sido desastrosa para todas esas esperanzas. Incluso en los buenos tiempos, los adolescentes y los adultos jóvenes no son exactamente modelos de estabilidad emocional. Muchos no están contentos con su aspecto físico o están confundidos respecto de su trayectoria profesional, sus opciones sexuales y sus amistades.

Pero en 2020 todas esas pesadillas se han incrementado. Las escuelas y universidades cerraron y este otoño podrían volver a hacerlo, o comenzar con rotaciones estudiantiles novedosas con presencia parcial, distanciamiento social, uso de cubrebocas y poca diversión. Los campamentos de verano fueron cancelados, al igual que muchas pasantías y ofertas de trabajo. Los conciertos y las fiestas son mal vistos o están prohibidos. La vida social y las redes de búsqueda de empleo de adultos jóvenes, por primera vez en los últimos tiempos, se han detenido.

Y reemplazar las interacciones en persona, táctiles y feromonales con pantallas y aplicaciones simplemente no es suficiente. Biológicamente, seguimos siendo como otros primates, que necesitan el contacto físico para reducir los niveles de cortisol y sentirse bien. Un resultado, especialmente para los jóvenes hormonales, es el aislamiento y la soledad, lo que puede conducir a la apatía y la desesperación: en resumen, la depresión.

El aumento de la ansiedad puede tener más que ver con otra cosa que el COVID-19 nos ha impuesto a todos, pero especialmente a los jóvenes: una incertidumbre sin precedentes.

En esencia, la pandemia ha cancelado todos los planes y toda planificación. Muchos adultos jóvenes no pudieron rendir sus exámenes finales y no pueden aceptar las calificaciones entregadas en su lugar. No saben si presentar o no una solicitud, ni cuándo hacerlo, dado que las universidades pueden abrir o no, ni saben si vale la pena pagar la matrícula. Y tampoco tienen seguridad de que mamá y papá puedan pagarles los estudios, ya que dependerá de que tengan ingresos nuevamente.

Jóvenes o viejos, los individuos difieren en su clasificación en la llamada Escala de Intolerancia a la Incertidumbre (IUS por sus siglas en inglés). Cuanto menos una persona sea capaz de aceptar la incertidumbre, más probabilidades tendrá de entrar en espirales de preocupación sobre cada posible escenario. Esto eventualmente causa estragos en nuestros cerebros y es una causa importante de ansiedad, incluida su forma grave, el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG).

Entonces, no todas las personas están en riesgo, incluidos los jóvenes, porque todas son psicológicamente únicas. Incluso las personas introvertidas podrían llevar muy bien este momento de distanciamiento social. Pero la propagación de la ansiedad y la depresión es suficiente para que se considere una preocupación al igual que la transmisión viral. Las cicatrices serán a largo plazo, desde retrasos en el aprendizaje y relaciones rotas, hasta sueños abandonados y más suicidios.

Para los políticos, esto significa que deben considerar tanto el virus como la mente humana al decidir futuras medidas de confinamiento. Y deben destinar más dinero y ayuda para las personas con problemas: a nivel mundial, hay menos de un profesional de salud mental por cada 10 mil pacientes, la mayoría de los cuales no recibe ningún tratamiento.

Para nosotros, como individuos, significa que debemos fortalecernos. A medida que los casos vuelven a aumentar, incluso en países que pensaban que tenían el virus bajo control, parece probable que este otoño haya una segunda ola, que tal vez requiera más restricciones e interrupciones. Todo sigue siendo completamente incierto. El año 2020 parece estar pidiéndonos a todos que aprendamos a vivir con eso.

Andreas Kluth es columnista de Bloomberg Opinion. Ha sido editor en jefe de Handelsblatt Global.