¿Puede esta vacuna centenaria contra la tuberculosis vencer al COVID-19?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Puede esta vacuna centenaria contra la tuberculosis vencer al COVID-19?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Puede esta vacuna centenaria contra la tuberculosis vencer al COVID-19?

bulletLa vacuna, que se ha utilizado ampliamente durante aproximadamente 100 años, se administrará a 4 mil trabajadores de la salud australianos.

Bloomberg / Jason Gale
30/03/2020
Los trabajadores de la salud tienen mayor riesgo de infectarse con el coronavirus.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Una vacuna que se ha utilizado para prevenir la tuberculosis se está aplicando a trabajadores de la salud en Melbourne, Australia, para ver si los protege contra el nuevo coronavirus.

La vacuna Calmette-Guerin, o BCG, se ha utilizado ampliamente durante aproximadamente 100 años, con una creciente apreciación por sus beneficios fuera del objetivo. No solo es una inmunoterapia común para la etapa temprana del cáncer de vejiga, también parece entrenar la primera línea de defensa inmune del cuerpo para combatir mejor las infecciones.

La Organización Mundial de la Salud informó que es importante saber si la vacuna BCG puede reducir la enfermedad en las personas infectadas de COVID-19, y está alentando a grupos internacionales a colaborar con un estudio dirigido por Nigel Curtis, jefe de investigación de enfermedades infecciosas en el Instituto de Investigación Infantil Murdoch, en Melbourne.

“Puede estimular el sistema inmune para que se defienda mejor contra una amplia gama de infecciones diferentes, una gran variedad de diferentes virus y bacterias de una manera mucho más generalizada”, aseguró Curtis, quien también es profesor de enfermedades infecciosas pediátricas en la Universidad de Melbourne y jefe de la unidad de enfermedades infecciosas en Royal Children’s Hospital de la ciudad.

El personal del hospital que se ofreció como voluntario para formar parte de un ensayo de seis meses en Australia, con 4 mil trabajadores de la salud, se asignará al azar para vacunarse a partir de este lunes contra la gripe estacional y la tuberculosis, o solo la vacuna contra la gripe.

Una vacuna placebo no funcionará como control en este caso porque la vacuna BCG generalmente causa una reacción cutánea localizada que deja una cicatriz, lo que hace obvio qué grupo recibió la vacuna contra la tuberculosis.

Una investigación similar se está llevando a cabo en Países Bajos. En una entrevista el sábado, Curtis dijo que está en conversaciones con posibles sitios de prueba en otras ciudades australianas, así como en Boston.

Aunque la vacuna económica, que se utiliza para inmunizar a unos 130 millones de recién nacidos en todo el mundo cada año, puede ofrecer protección a un grupo más amplio de personas, la prioridad es para los trabajadores de la salud, que corren un mayor riesgo de infectarse con el coronavirus mientras atienden a enfermos.

“Tenemos que pensar en todas las formas posibles en que podemos proteger a los trabajadores de la salud”, dijo Curtis. “Y habrá una necesidad particular de reducir la cantidad de tiempo que nuestros trabajadores de salud están ausentes”.

Los estudios en bebés en África han demostrado que la vacuna BCG ofrece protección contra la tuberculosis y otras infecciones pediátricas, probablemente mejorando el sistema inmune innato del cuerpo, específicamente los glóbulos blancos que atacan a los patógenos no específicos antes de que una respuesta de anticuerpos se active normalmente días después.

Las muestras de sangre tomadas al comienzo y al final de la prueba determinarán quién está infectado con el virus, mientras que los participantes registrarán cualquier síntoma durante el periodo de ensayo. El comité de monitoreo de datos del estudio revisará los resultados después de tres meses para buscar señales de que el enfoque está funcionando.

“No estaríamos haciendo esto si no pensáramos que podría funcionar”, dice Curtis. “No podemos garantizar que funcione. Y, por supuesto, la única forma de averiguarlo es con nuestro ensayo”.