Abróchate el cinturón porque el cambio climático puede 'abordar' tu próximo vuelo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Abróchate el cinturón porque el cambio climático puede 'abordar' tu próximo vuelo

COMPARTIR

···

Abróchate el cinturón porque el cambio climático puede 'abordar' tu próximo vuelo

Una investigación realizada por meteorólogos de la Universidad de Reading, en Inglaterra, descubrió que se está creando un cielo más turbulento para los aviones.

Bloomberg Por Layan Odeh
12/08/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Según un estudio de sistemas meteorológicos, mantener el cinturón de seguridad abrochado durante los vuelos transatlánticos parece cada vez una mejor idea.

La investigación realizada por meteorólogos de la Universidad de Reading, en Inglaterra,y publicada la semana pasada en la revista Nature, muestra que el cambio climático está creando un cielo más turbulento para los aviones porque los cambios en la velocidad del viento a diferentes altitudes se están volviendo más extremos.

Los científicos descubrieron que la denominada cizalladura vertical ha aumentado un 15 por ciento desde 1979 en la corriente en chorro del Atlántico Norte, un sistema que forma una especie de carretera en el cielo para vuelos entre Europa y América del Norte.

La cizalladura del viento en la corriente de chorro en las altitudes de crucero de los aviones ha aumentado desde que comenzaron las observaciones satelitales”, dijo Paul Williams, el profesor que dirigió el estudio. “Y sabemos que la cizalladura del viento crea turbulencias en el aire despejado. Entonces el enlace es lógico y obvio”.

La turbulencia en cielos despejados presenta una amenaza particular para las aeronaves, ya que no está asociada con patrones climáticos visibles como tormentas tropicales y puede ser una completa sorpresa para los pilotos.

Un aumento en el fenómeno significaría vuelos más turbulentos y, potencialmente, un salto en el número de lesiones sufridas por personas que no usan sus cinturones de seguridad.

Los aviones atrapados por tales turbulencias pueden caer 30 metros en un segundo.

Al menos 37 personas resultaron heridas en un vuelo de Air Canada el mes pasado cuando un Boeing 777 que transportaba a 284 pasajeros y tripulantes encontró una bolsa de aire desigual después de partir de Vancouver hacia Sydney.

Treinta personas fueron trasladadas al hospital después de que la aeronave se desvió a Honolulú, nueve con heridas graves, informó la BBC.

Williams calculó anteriormente que las turbulencias severas sobre el Atlántico Norte, el corredor aéreo de larga distancia premium del mundo, mostrarán un aumento del 149 por ciento a mediados de siglo. Señaló también que centrarse en las velocidades reales del viento en la corriente en chorro, que no ha cambiado mucho en 40 años, ha dado una falsa sensación de seguridad, con los datos de cizalladura del viento contando una historia diferente.

Las corrientes en chorro son vientos impulsados por la diferencia de temperatura del aire entre el Ecuador y los polos, y Williams dijo que sus conclusiones se aplican igualmente al hemisferio sur.

En la atmósfera superior, el cambio climático está amplificando esa diferencia, por lo que la corriente en chorro de nivel superior fluye más rápido, según Williams. Pero a niveles más bajos, el calentamiento global en el Ártico está debilitando el gradiente de temperatura y, por lo tanto, también la corriente en chorro. El resultado neto es “un tira y afloja estrechamente equilibrado entre dos efectos competitivos a diferentes altitudes”, dijo en entrevista.

Una mayor incidencia de turbulencia en el aire despejado no estrellaría aviones ni provocaría un aumento significativo de muertes, pero los pasajeros podrían tener menos libertad para moverse por la cabina y llegar a su destino más tarde más a menudo.

“Según nuestra comprensión actual, no hay razón para esperar que el aumento futuro de la turbulencia en el aire despejado provoque accidentes”, dijo Williams. “El impacto más obvio es que los pasajeros pasarán más tiempo con los cinturones de seguridad puestos, y posiblemente experimentarán demoras en el cambio de ruta”.