menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este 'guardián del clima' hará un monitoreo sin precedentes del aumento del nivel del mar

COMPARTIR

···
menu-trigger

Este 'guardián del clima' hará un monitoreo sin precedentes del aumento del nivel del mar

bullet El satélite Sentinel-6 Michael Freilich, desarrollado por Europa y EU, ayudará a responder las preguntas de cuánto y con qué rapidez aumenta el nivel del mar.

AP
20/11/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Berlín.- Un satélite "guardián del clima" que se lanzará este fin de semana ayudará enormemente a los científicos a seguir la pista del aumento del nivel del mar, uno de los efectos más desalentadores del calentamiento global, dijo el viernes un alto funcionario de la Agencia Espacial Europea.

El satélite, conocido como Sentinel-6 Michael Freilich y desarrollado conjuntamente por Europa y Estados Unidos, contiene instrumentos de vanguardia capaces de capturar la altura de la superficie del mar con una precisión sin precedentes, lo que se suma a las mediciones espaciales que se remontan a casi 30 años.

“Este es un parámetro extremadamente importante para el monitoreo del clima”, dijo Josef Aschbacher, director de observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea.

Miles de millones de personas que viven en las zonas costeras de todo el planeta están en riesgo en las próximas décadas a medida que el derretimiento del hielo polar y la expansión del océano provocada por el calentamiento empujen las aguas cada vez más hacia la costa.

“Sabemos que el nivel del mar está subiendo”, dijo Aschbacher. La gran pregunta es cuánto, con qué rapidez.

Algunos estudios estiman que los océanos del mundo se elevarán al menos 2 pies (61 centímetros) para fines de siglo, afectando las regiones bajas desde Bangladesh hasta Florida.

Te recomendamos:

El derretimiento del hielo de la Antártida elevará el nivel del mar 2.5 metros, señala estudio

Aschbacher dijo que las mediciones que se remontan a la década de 1990 muestran que los niveles medios del mar aumentan primero en unos 3 milímetros (0.12 pulgadas) por año, pero en los últimos años la tasa anual fue de casi 5 milímetros (0.2 pulgadas).

Si bien las mediciones también se toman a nivel del suelo, en puertos y otras áreas costeras, no proporcionan el mismo estándar uniforme preciso que un solo satélite que recorre todo el mundo cada 10 días, dijo.

“Si lo mides al nivel del mar, tienes un dispositivo de medición en Ámsterdam y uno diferente en Bangkok y otro más en Miami”, dijo Aschbacher a The Associated Press por video desde las oficinas de la ESA en Frascati, Italia. "Pero con un satélite, puedes comparar estas mediciones a nivel mundial porque es el mismo instrumento que vuela sobre todas estas áreas".

El arma más poderosa de la sonda es el altímetro de radar Poseidón-4, que lleva el nombre del dios griego del mar que empuña un tridente. El instrumento mide cuánto tardan las señales de radar en rebotar en la superficie del mar y volver al satélite.

El nuevo satélite también recopilará mediciones con una resolución más alta que sus predecesores, lo que permitirá a los investigadores observar más de cerca las pequeñas características del océano, especialmente a lo largo de las costas.

Otros instrumentos a bordo medirán cómo pasan las señales de radio a través de la atmósfera, proporcionando datos sobre la temperatura y la humedad atmosféricas que pueden ayudar a mejorar los pronósticos meteorológicos globales.

El satélite se pondrá en órbita el sábado desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9. La Agencia Espacial Europea lamentó esta semana la pérdida de dos satélites cuando un cohete portador construido en Europa se desvió de su curso poco después del lanzamiento.

"Este fracaso del lunes nos recordó lo riesgoso que es el negocio espacial", dijo Aschbacher. "Siempre estamos al límite".

Sentinel-6 lleva el nombre del difunto director de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, Michael Freilich, un oceanógrafo que fue clave para lograr que la agencia espacial estadounidense se uniera a la misión.

"Le debemos mucho y él se merece más que el nombre de este satélite", dijo Aschbacher. "Lamento mucho personalmente que no pueda presionar el botón mañana".

Europa y Estados Unidos están compartiendo el costo de 900 millones de euros de la misión de 10 años, que incluye el lanzamiento de un gemelo idéntico, actualmente llamado Sentinel-6B, en 2025.

Es la primera vez que otra agencia espacial participa en el programa insignia Copernicus de la ESA, que ya tiene siete satélites en órbita que miden los mares, la atmósfera y la tierra. Algunos datos recopilados por la ESA y otras agencias mostraron recientemente el impacto de la pandemia de coronavirus visto desde el espacio.

Aschbacher dijo que espera que la NASA y la ESA también se unan en misiones futuras.

"La NASA es nuestro socio más fuerte a nivel internacional", dijo. "Estamos discutiendo ahora mismo otras opciones de cooperación basadas en el modelo de Sentinel 6-Michael Freilich".

Las dos agencias espaciales acordaron recientemente cooperar en un puesto avanzado de la NASA alrededor de la Luna.

Pero Aschbacher dijo que las misiones lunares y otras que miran a Marte y más allá no deberían desviar la atención de la necesidad de vigilar nuestro propio planeta.

“Todos sabemos que (la Tierra) está experimentando cambios enormes, cambios extremadamente rápidos y cambios que nunca antes habíamos tenido en este planeta con una velocidad e intensidad causadas, obviamente, por los humanos”, dijo. "Y necesitamos entender cómo funciona este planeta para nuestra propia supervivencia, para nuestro propio futuro".