menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Startup argentina que respalda Soros llega a México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Startup argentina que respalda Soros llega a México

bulletUalá, firma de pagos móviles, aterriza en México con un ambicioso plan que incluye aprobar cuentas en 24 horas.

Bloomberg / Jorgelina do Rosario y Andrea Navarro
30/09/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ualá, la startup argentina de pagos móviles respaldada por los magnates George Soros y Steve Cohen, lanzará sus operaciones en México.

Tres años después de comenzar en su país de origen, la compañía se está expandiendo a la segunda economía más grande de América Latina en un momento en que la pandemia de coronavirus está impulsando las transacciones en línea a nivel mundial, dijo el fundador y director ejecutivo de Ualá, Pierpaolo Barbieri.

Después de trabajar de forma “silenciosa y confidencial” para establecer operaciones durante los últimos 18 meses, más de 20% de los más de 500 empleados de la compañía están completamente dedicados al lanzamiento de sus operaciones en México el martes.

Tanto Argentina como México comparten un desafío y una oportunidad similares: el dinero en efectivo es amo y señor y una gran parte de la población carece de acceso a los servicios financieros, dijo Barbieri. Cerca de 60% de la población de México no cuenta con una cuenta bancaria, según datos del Banco Mundial.

“En términos de inclusión financiera, México tiene un problema muy similar al de Argentina”, dijo Barbieri en una entrevista por video desde Buenos Aires. “La penetración bancaria fuera de las principales ciudades es muy baja”.

Ualá, que brinda una gran cantidad de servicios financieros basados en una tarjeta administrada a través de una aplicación móvil, ha emitido 2 millones de tarjetas prepagas en Argentina desde que comenzó a operar en 2017 y apunta a tener 30 mil nuevos usuarios en México para fin de año. Para lograrlo, planea aprobar cuentas en 24 horas y entregar las tarjetas en cualquier lugar del país dentro de las 72 horas posteriores a la aprobación.

Los usuarios que se registren para obtener una cuenta de Ualá a través de la aplicación recibirán una tarjeta de débito Mastercard sin costo de apertura, cierre o mantenimiento. Ese es un gran cambio en México, dijo Barbieri, donde a los clientes se les cobra con frecuencia por realizar transferencias.

A partir del día del lanzamiento, los usuarios podrán retirar dinero y cargar su tarjeta en 14 mil establecimientos minoristas en todo el país, como sucursales de Wal-Mart, 7-Eleven y el minorista Sam’s Club. Los usuarios también pueden enviar transferencias de dinero, pagar facturas y ver el desglose de sus gastos en la aplicación de la empresa.

La expansión ya está completamente financiada, gracias a la última ronda de financiación de serie C que realizó la compañía en noviembre, en la que recaudó 150 millones de dólares, liderada por el gigante chino de internet Tencent y el conglomerado japonés SoftBank Group. Ualá no está buscando financiamiento adicional, sino que se enfocará en hacer crecer sus operaciones tanto en Argentina como en México, indicó Barbieri.

La empresa cuenta con un equipo local de 22 empleados con sede en la Ciudad de México, dirigido por Ricardo Olmos.

Uno de sus mayores competidores en ambos mercados es Mercado Pago, la rama fintech del gigante del comercio electrónico MercadoLibre, que el año pasado recibió un préstamo de 125 millones de dólares de Goldman Sachs. La brasileña Nu Pagamentos también respaldada por el gigante chino de internet Tencent y conocida como Nubank, igualmente está en el radar de Ualá, dijo Barbieri.

No obstante, la competencia más dura de la compañía provendrá del efectivo, señaló. Hasta el año pasado, cerca de 88% de los mexicanos todavía usaba efectivo como su principal forma de pago, según datos de Minsait, filial de la consultora española Indra.

Ualá, que también cuenta con el respaldo de Jefferies, fue valuada en casi mil millones de dólares en noviembre de 2019, según personas con conocimiento directo de la transacción, quienes solicitaron el anonimato debido a que los detalles son privado. Barbieri declinó revelar el valor actual de la empresa.