Calakmul más allá de su zona arqueológica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Calakmul más allá de su zona arqueológica

COMPARTIR

···

Calakmul más allá de su zona arqueológica

Disfruta de un recorrido por esta reserva y ve en busca del Jaguar, mientras convives con tucanes y observas un espectáculo de murciélagos.

EISA MULTIMEDIOS | Por: Jorge de la Madrid Corona
08/11/2019
La zona arqueológica de Calakmul está rodeada de una reserva maravillosa.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

México es un país con una gran biodiversidad, impresionantes sitios arqueológicos y bellezas naturales sin igual, pero además, para fortuna de los amantes de los animales, cada día es más común realizar actividades que nos permitan disfrutar el contacto con ellos. Ejemplo de ello, es la Reserva de la Biosfera de Calakmul, en Campeche con un área natural protegida cuya extensión es superior a las 700,000 hectáreas.

En su corazón tenemos un yacimiento arqueológico prehispánico maya de aproximadamente 70 km2 y con más de 6,000 diferentes estructuras, definitivamente es un lugar tan bello como Chichén Itzá.

Justo rodeando este lugar, en plena reserva, emergen enormes árboles creando espacios en donde florece la vida. Hay más de 300 especies de aves, 50 de reptiles, 18 de anfibios, 80 tipos de mamíferos y un sinnúmero de espectaculares insectos y de bellísimas plantas.

La reserva de Calakmul cuenta con una de las mayores poblaciones de Jaguar en Centroamérica, especie clave en los ecosistemas, por ello, teníamos grandes expectativas de poder ver a este magnífico animal en su hábitat natural.

Todos los días, al alba salíamos a lugares indicados para realizar el senderismo, el horario es ideal para observar fauna antes de que el sol y el calor dificulten la tarea de encontrarla. Tuvimos la fortuna de observar una gran variedad de aves, incluyendo pavos y faisanes, familias de pequeños cocodrilos a la espera de conseguir su desayuno, armadillos, venados y logramos el avistamiento de un tapir. Sin embargo, en esta ocasión su majestad de nuestras selvas no nos dio la oportunidad de encontrarlo.

No te pierdas el espectáculo de murciélagos.
No te pierdas el espectáculo de murciélagos. Jorge de la Madrid Corona

Fue realmente especial el ver al tucán en libertad, un animal espectacular, con unos colores brillantes y un enorme pico multicolor, cuando emprendió el vuelo fue muy emotivo, nunca había tenido la fortuna de verlos y poder fotografiarlos surcando el hermoso cielo azul.

Definitivamente el gran espectáculo lo brindan los monos, decenas de monos aulladores en las copas de los árboles, comunicándose con su distintivo aullido, parece que estás rodeado de coyotes o lobos.

Aquí también puedes ver al simpático mono araña, tuve la fortuna de estar siguiendo a uno por espacio de dos horas, tiempo en el que se dedicó a columpiarse, saltar de árbol en árbol, descender a saludarme, volver a subir hasta que llegó a un árbol en donde encontró el alimento que estaba buscando, comió a placer y luego procedió a dormir plácidamente.

Es imperativo visitar la cueva de los murciélagos a solamente 10 kilómetros de distancia, el cual no cuenta con ninguna señalización, la manera de llegar es ubicar una patrulla municipal que se pone a la entrada del sendero que te conduce a la cueva. Este desconocido lugar es el hogar de entre 2 a 3 millones de murciélagos de ocho diferentes especies, siete que son frugívoros y una insectívora.

Yo esperaba que al anochecer viéramos algunos murciélagos saliendo para alimentarse pero de pronto cerca de las siete de la noche al ocaso del sol, comencé a escuchar un aleteo impresionante, que se hacía más fuerte segundo a segundo, en ese momento el espectáculo natural cobra vida, miles, murciélagos de todos tamaños, emergieron durante 45 minutos de en una especie de espiral en el sentido de las manecillas del reloj.

Sin lugar a dudas el sitio arqueológico de Calakmul es sensacional, realizar el senderismo en búsqueda de la fauna del lugar es hermoso. Luego de pasar unos días en este lugar no queda más que decir ¡Gracias Naturaleza!