P.D. No olvides volver a Banff
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

P.D. No olvides volver a Banff

COMPARTIR

···
menu-trigger

P.D. No olvides volver a Banff

bulletLas espectaculares vistas de los paisajes nevados de esta región canadiense son la inspiración para pasar unos días de romance.

EISA MULTIMEDIOS | Rodrigo Caire
14/02/2020
Disfruta de la nieve en pareja en el bello pueblo de Banff
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Llegué a Banff y pensé en ti. Recuerdo la primera vez que vimos juntos la nieve, fue mágico; un paisaje que nos dejó sin palabras, la paz que sentimos y la calidez de la gente que nos hace sentir en casa.

El camino a este pueblo canadiense se convirtió desde Calgary, Alberta, una ciudad de primer mundo a grandes prados cubiertos de nieve, para que luego, de entre la carretera, como si hubieran aparecido de la nada, el horizonte se llenó de montañas rocosas.

Es difícil creerle a tus ojos la primera vez que entras a la ciudad de Banff, pero este pueblo de menos de 10 mil personas es el más grande dentro del parque nacional del mismo nombre. Y a pesar de que el crecimiento de la ciudad es controlado, sus pocas cuadras logran entregar una amplia variedad de restaurantes, hoteles y boutiques.

Banff National Park es de las primeras áreas protegidas de Canadá y es la base para el sistema de parques nacionales del país.

Más de tres millones de visitantes al año realizan aquí actividades que incluyen senderismo, ciclismo y campismo de primavera a otoño; y durante invierno, se puede disfrutar del esquí, caminata con raquetas, patinaje en hielo sobre lagos, entre otros, que te llevan a disfrutar de algunos de los paisajes montañosos más impresionantes del mundo debido a que Banff es parte del parque de las Montañas Rocallosas, patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

El festival Snow Days se realiza en Canadá la última quincena de enero.
El festival Snow Days se realiza en Canadá la última quincena de enero. Cortesía

Un pueblo con esta oferta turística pudiera parecer inadecuado en este entorno salvaje, pero se ha convertido en el centro de servicio para el parque que lo rodea. Los turistas parecen estar atraídos por las tiendas tanto como por las montañas sin importar la temporada.

Es muy común encontrarte con la fauna local en cualquier calle, mayormente venados, que creo que te encantarían. También hay osos, alces y pumas, pero no te preocupes, ellos casi no entran a la ciudad.

Una actividad que me pareció de lo más loco fue el Skijorking. Lo practican únicamente durante el festival Snow Days, que se celebra del 15 al 26 de enero, vale la pena planear el viaje durante esas fechas. Jinetes con caballos tiran de esquiadores para realizar acrobacias. Estarías sorprendida de ver como vuelan los competidores por los aires a gran velocidad después de tomar una rampa.

Tienen distintos tipos de competencia, los corceles pasan entre las pendientes para dar oportunidad a los deportistas de tomar un aro y posteriormente hacer una pirueta, les dan puntos por cada una de estas acciones.

También durante el festival se pueden ver esculturas de nieve y hielo, hay zonas para patinar y montar bicicletas con llantas anchas, y crean platillos y cocteles especiales.

Uno de los atractivos principales de Banff son sus aguas termales, de hecho, es lo que atrajo a los primeros pobladores. Las más famosas están en Sulphur Mountain y lo interesante es que cada una tiene una composición de minerales diferente. Por ejemplo, en las pozas que están en la parte alta puedes encontrar azufre, calcio, bicarbonato, magnesio y sodio.

Los primeros hombres crearon albercas donde yacían las pozas naturales, ahora se puede disfrutar de este atractivo con todas las comodidades. El agua se mantiene naturalmente entre 32º C y 46º C.

Durante el invierno, el municipio puede intervenir en la temperatura del agua para que los visitantes naden sin preocupaciones, sin embargo, si la alberca está por debajo de los 37º C y la temperatura exterior es menor a -20º C, es muy probable que cierren la atracción, recuérdame que debemos revisar la página oficial cuando volvamos juntos.

En las inmediaciones del pueblo hay tres complejos turísticos donde se puede hacer esquí: Banff Sunshine, Lake Louise Ski Resort y Mt. Norquay. Escoger es una cuestión de gustos porque todos ofrecen servicios de transporte gratuito desde el pueblo junto con el pase a la montaña y te pueden llevar el equipo al hotel en el que te hospedas.

Mt. Norquay sería mi primera opción, pues es el más cercano a Banff y tiene otras actividades como las resbaladillas de nieve, o el esquí nocturno. Aunque la vista que tiene Lake Louise es un aliciente para escoger esa montaña. Pero, si vamos varios días podríamos conocer las tres.

Fairmont Banff Springs es uno de los hospedajes más solicitados en el lugar.
Fairmont Banff Springs es uno de los hospedajes más solicitados en el lugar. Rodrigo Caire

Alberta es considerada como el Texas canadiense y realmente le hace honor al apodo. La calidad de la carne es de las mejores del mundo y no es misterio porque casi todos los restaurantes incluyen algún platillo con ella.

La apuesta gastronómica ha subido el nivel de las cocinas en Banff, según me cuentan los lugareños y vaya que hay buenos lugares para comer.

Empezando por Chuck’s Steakhouse, el menú incluye cortes frescos o añejados de vacas de granjas locales de libre pastoreo, usan ingredientes como la trufa para condimentar sus platillos y el ambiente es elegante pero relajado. Muy parecido está The Bison, aunque aquí las recetas insignia se hacen con carne de bisonte.

Block fue otro de mis favoritos, comida casual llena de sabor, tienen opciones de mar o tierra, y platillos internacionales fusión con ingredientes locales.

Park Distillery fue una sorpresa, producen su propio vodka, ginebra y whiskey. La fondue, las costillas y el pollo asado son un manjar.

Sin embargo, hay dos lugares que llamaron mucho mi atención, el primero es Sky Bistro, definitivamente debemos cenar en este lugar. Hay que reservar y llegar temprano, para poder disfrutar de la vista que tiene, acuérdate que en invierno oscurece alrededor de las 6 PM.

Primero es necesario, subirse a una góndola que nos transportará a un complejo en lo alto de la montaña. Después, podemos subir un poco más hasta el mirador para contemplar las vistas del valle. Lleva chamarra porque hace bastante frío. Hay un par de calentadores en el exterior y un domo en el cual nos podemos refugiar.

El chef Scott Hergott y su equipo se esmeran en hacer una cocina local con lo que ellos le llaman “de la granja a la cima” pues todos los ingredientes deben pasar por el mismo lugar que los visitantes: la góndola. Dentro de los platillos insignia podemos encontrar el puerco, el short rib de res y el venado.

El último, pero no menos importante es Fairview ubicado en el Fairmont Lake Louise tiene una carta con alta cocina y una vista inigualable al paisaje del Lake Louise y las montañas rocallosas.

Sentado en mi mesa te escribo estas palabras, mi travesía por Banff continúa y no hago nada más que apuntar los tips para que cuando volvamos formemos recuerdos juntos.

P.D. No olvides que tenemos que volver a Banff